La Rioja

Salud clausura la farmacia de Vara de Rey 58 por venta ilegal de medicamentos dopantes

El cierre sin previo aviso de la farmacia sorprendía al vecindario en la mañana del miércoles. :: juan marín
El cierre sin previo aviso de la farmacia sorprendía al vecindario en la mañana del miércoles. :: juan marín
  • Una sentencia inhabilita seis meses a Ezquerro Adán y al dueño del gimnasio Atenas, de Santa Isabel 5, que facilitaba sustancias prohibidas a los clientes

La Consejería de Salud clausuraba el pasado miércoles la oficina de farmacia ubicada en el 58 de Vara de Rey ejecutando así una sentencia en la que se condenaba al licenciado Jesús Ezquerro Adán a seis meses de inhabilitación especial para el desempeño de su profesión y al propietario del gimnasio Atenas, ubicado justo a la vuelta, en el 5 de Santa Isabel, y recientemente en situación de traspaso por jubilación. Ambos son responsables de un delito contra la salud pública por «facilitación no justificada» de sustancias o grupos farmacológicos prohibidos.

La Dirección General de Prestaciones y Farmacia daba cumplimiento así a la sentencia en firme del Juzgado de lo Penal Número 1 de Logroño del 1 de junio del 2016, a la que ha tenido acceso Diario LA RIOJA y donde además se condenaba a ambos por venta ilegal de medicamentos dopantes a penas de 45 días de prisión y dos meses de multa con una cuota diaria de 10 euros y un día de privación de libertad por cada dos cuotas impagadas -con atenuante por confesión de la infracción-.

La inhabilitación especial -también por seis meses-, en el caso del propietario del citado gimnasio, José Manuel Martínez Fernández, le afecta para el desempeño de funciones directivas en establecimientos, locales, asociaciones o clubes que realicen práctica deportiva.

La sentencia, que ratifica el escrito de conformidad presentado por el Ministerio Fiscal el pasado abril, considera como hechos probados que «entre los meses de enero y octubre del 2011, el farmacéutico dispensó a diversos compradores, entre quienes se encontraba el propietario del gimnasio, sin la prescripción médica obligatoria -receta pública o privada- 863 envases del medicamento Deca-Durabolin (nandrolona) con un precio de 2.442,29 euros; 300 envases de Winstrol Depot (estanozolol) por 1.976,27 euros; y 398 envases del medicamento Textex Prolong (testosterona) por 1.759,16 euros, haciendo un total de 6.177,72 euros».

El licenciado en Farmacia, según consta, conocía que tales medicamentos tenían la finalidad, «en el mercado ilícito del ámbito deportivo», de aumentar el rendimiento de la práctica deportiva y, además, suministraba a dos culturistas particulares sustancias anabolizantes y esteroides sin exigir receta médica alguna. Por su parte, el propietario del gimnasio utilizaba los medicamentos dopantes adquiridos al farmacéutico «con periodicidad mensual o bimensual, en los gimnasios de los que era titular proporcionando tales sustancias y productos similares a clientes que acudían a realizar práctica deportiva o a otras personas que eran conocedoras de que los acusados podían suministrarlos».

La sentencia fija que el 21 de diciembre del 2011, agentes del Grupo de Estupefacientes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Jefatura de La Rioja registraron las zonas comunes y la oficina del gimnasio Atenas interviniendo sustancias -que fueron decomisadas- que acreditaban que su propietario se dedicaba «a la venta, distribución o suministro de medicamentos, anabolizantes, esteroides y enmascarantes, llegando a preparar para sus clientes ciclos de entrenamiento semanales a los que incorporaba la toma de sustancias», algunas de ellas incluidas directamente en la lista de sustancias prohibidas del Consejo Superior de Deportes y algunas cuyo uso no está autorizado en España y su comercialización es clandestina. Durante el registro, además, apareció un tique de la farmacia en cuestión en el que aparecía la compra de algunos de estos productos, para los que es obligatoria la receta.