La Rioja

Segunda centenaria en Monte Rincón

Felipa Lázaro, en el centro, con su familia ayer en la residencia Monte Rincón. :: miguel herreros
Felipa Lázaro, en el centro, con su familia ayer en la residencia Monte Rincón. :: miguel herreros
  • Felipa Lázaro, natural de Trevijano de Cameros, cumplió ayer cien años rodeada de su extensa familia

Logroño. La residencia Monte Rincón, de Logroño, rindió ayer un homenaje a una de sus residentes, Felipa Lázaro, con motivo de su cien cumpleaños, un acto que reunió a su extensa familia. Entre los asistentes, dos de sus hermanas, que también han superado los 95 años. Madre de cuatro hijos, abuela de siete nietos y bisabuela en trece ocasiones, Felipa nació en Trevijano, aunque pronto salió de la localidad camerana para trabajar con los propietarios de una fábrica de muebles de sillería en Villanueva.

Allí conoció a su marido Vicente y al año se trasladaron a vivir a la calle Los Baños de Logroño, al lado del que iba a ser su nuevo trabajo. «Mi padre fue muchos años administrador del Hospital Provincial y mi madre siempre se ha dedicado a la familia», resumía ayer Miguel Ángel, el tercero de los hijos (el primogénito murió a los 66 años), que ayer se sentía muy afortunado por el siglo de vida de su madre, que se mantiene en buenas condiciones de salud, «lo único que le falla es la vista y el oído... Y solo toma una pastilla para la circulación y en los cinco últimos años no se ha cogido un catarro», señalaba. Y de la receta para vivir tantos años, aseguró, sin dudar, que el secreto está en «la comida tradicional riojana».

Felipa se ha convertido en la segunda centenaria de Monte Rincón desde que abriera sus puertas hace 20 años en la carretera de El Cortijo y para celebrarlo hubo música y bailes a cargo de la Casa de Andalucía.