La Rioja

Más horas para el Servicio de Ayuda a Domicilio

  • El Ayuntamiento de Logroño incrementa la atención del SAD para "garantizar la atención a las necesidades de los usuarios"

El Ayuntamiento de Logroño incrementará las horas del Servicio de Ayuda a Domicilio para "garantizar la atención a las necesidades de los usuarios", con lo que, como ha resaltado este lunes la concejala de Familia Paloma Corres, "se ofrecerá un servicio muy por encima de lo marcado por la Ley de Dependencia y dará respuesta a situaciones que se plantean cada día".

La concejal de familia e Igualdad de oportunidades, Paloma Corres, ha resaltado la importancia del Servicio de Ayuda a Domicilio, "un servicio que presta el Ayuntamiento a unas 1.800 personas en nuestra ciudad", en torno a 300 de ellos fuera de la Ley de Dependencia. El servicio de ayuda a domicilio, según informa Europa Press, "constituye uno de los servicios básicos que desde los servicios sociales de primer nivel sirven para apoyar a la unidad de convivencia contribuyendo a mejorar la calidad de vida de las personas en su hogar".

A lo largo de los últimos años, como ha resaltado la edil, "el SAD en nuestra ciudad ha ido mejorándose incorporando nuevos perfiles profesionales con el fin de atender a las necesidades sociales de cada usuario".

Así, por ejemplo, ha recordado que "se incorporaron los servicios de terapia ocupacional, psicólogo y educadores o asistentes educativos; ya que el SAD no sólo atiende a personas mayores dependientes o personas con discapacidad; sino que cumple otra importante función con familias en dificultades y menores en situación de riesgo".

Corres ha incidido en que "la aprobación de la Ley de Dependencia en 2007 estableció un calendario de implantación progresivo que iría reconociendo el derecho de las personas a determinados servicios o prestaciones del sistema de atención a la dependencia en función de su situación personal".

De este modo, los primeros en acceder al sistema "fueron los grandes dependientes o dependientes en grado III", seguidamente "lo consiguieron los dependientes severos o dependientes de grado II" y más recientemente "se incorporaron al sistema los dependientes moderados o dependientes de grado I". "Sin embargo, lo cierto es que el Servicio de Ayuda a Domicilio hasta la entrada en vigor de dicha Ley cubría las necesidades muchas personas y familias que, sin haber tenido reconocida la dependencia en base a esa Ley venían disfrutando de dicho servicio y ello hacía que el SAD les permitiera mantenerse en sus hogares con una calidad de vida gracias a los apoyos del servicio", ha apuntado la concejala.

Cuando la Ley de Dependencia llega, "es verdad que ordena de alguna manera el sistema; pero sin embargo hace también que quienes hasta el momento venían beneficiándose de un servicio sin ser dependientes pasaran a un segundo plano".

Por ello, el Ayuntamiento de Logroño, "desde 2012, decide asumir la realidad de estas personas y familias y promover la puesta en marcha de un nivel de protección adicional superando el nivel de protección establecido en la Ley de Dependencia para dar cobertura a determinadas realidades y situaciones que de otro modo quedarían al margen del derecho de la propia Ley".

Así, Paloma Corres ha subrayado que el Consistorio "ha estado proporcionando a través del SAD apoyo a personas sin valoración de grado de dependencia, en fase de valoración o incluso con valoración negativa, siempre teniendo en cuenta el criterio de los trabajadores sociales de los centros de servicios sociales y en el marco de una comisión mixta de valoración que lo proponía". "Con ello, -ha detallado- lo que pretendíamos era consolidar un sistema de atención social que lograra mantener a la persona en su hogar el mayor tiempo posible, fomentando su autonomía personal y promoviendo la conciliación y el cuidado tanto de las personas usuarias del servicio como de sus cuidadores".

En este sentido, el Ayuntamiento de Logroño se marcó como objetivo "el apoyar sin límite de intensidad horaria a través del servicio de respiro familiar a aquellos cuidadores de personas dependientes que acudieran al programa de 'Cuidar a los que cuidan' para favorecer la oportunidad de que dichas personas pudieran recibir la formación y atención necesaria de cara a poder seguir prestando el cuidado que sus familiares requirieran".

Un paso más

Tras haber transcurrido un tiempo desde la puesta en marcha de este nivel de protección adicional, el Ayuntamiento de Logroño ha querido "dar un paso más para garantizar una mejor atención a los usuarios del Servicio, recogiendo la propuesta planteada por los profesionales del primer nivel de atención social y ampliar dicho nivel de protección adicional". Por ello, desde el mes de agosto "los profesionales de los centros de servicios sociales, recibieron la instrucción de poder aplicar el nuevo nivel de protección adicional, en tanto se modificara formalmente la normativa interna que lo avalase".

"Con este nuevo planteamiento, Logroño seguirá siendo uno de los municipios de España con una mayor protección a las personas a través del servicio de ayuda a domicilio; superando con creces lo establecido por la propia Ley de Dependencia con el objetivo de dar respuesta a las situaciones sociales que los profesionales de los centros se encuentran cada día y que no se hallaban resueltos según la Ley", ha recalcado la edil.

Así, en concreto, por niveles, los que no cuentan con valoración, pasarán de 7 a 9 horas de prestación, un 30% más; los valorados sin grado, de 4 a 5 horas, un 25% más; los que cuentan con grado I y acuden a au centro de día, de 2,5 a 5 horas, un 50% de aumento. Se suman los de grado II y centro de día, de 5 a 7,5 horas; los de grado III y centro de día, de 7,5 a 10 horas, en ambos casos, con en torno a un 20% de incremento; y, fuera de la Ley, las personas en exclusión, que pasan de 5 a 7 horas de atención; y los menores en riesgo, de 15 a 21 horas.

Corres ha incidido en que "ésta es una prueba más de las prioridades que como equipo de Gobierno nos marcamos cada día, procurar la mejor atención a las personas, y en pocas semanas se materializará a través de la modificación de la normativa del servicio para que la protección se garantice ya de un modo formal". "Cuando se trata de procurar la mejor atención a las personas, no existen trabas. Son nuestra principal preocupación y por ello seguiremos promoviendo las mejoras que sean necesarias para garantizar el mejor servicio", ha concluido la concejala.