La Rioja

Correos pretende volver a licitar su edificio de San Agustín bajando su precio a 1,5 millones

Imagen actual del edificio de Correos en la plaza de San Agustín, cerrado desde el año 2003 tras los problemas que surgieron durante su rehabilitación. :: juan marín
Imagen actual del edificio de Correos en la plaza de San Agustín, cerrado desde el año 2003 tras los problemas que surgieron durante su rehabilitación. :: juan marín
  • La empresa estatal trabaja ya en un nuevo pliego con la idea de volver a poner a la venta el inmueble durante el próximo mes de noviembre

La intención de Correos es la de licitar cuanto antes su edificio de la plaza de San Agustín, pero hay un problema y tiene que ver con el precio de salida que se fijará para el inmueble. Según ha podido saber Diario LA RIOJA, la empresa estatal pretende establecer un precio atractivo porque no desea que la nueva convocatoria vuelva a quedarse desierta, pero las tasaciones realizadas hasta el momento arrojan datos dispares. ¿Cuál podría ser una cifra interesante? En torno al millón y medio de euros, señalan las fuentes consultadas por este periódico. Así, en estos momentos se está elaborando una nueva tasación que debería revisar después el consejo de la empresa para, a continuación, dar el visto bueno al nuevo proceso de enajenación.

En Correos no concretan aún las fechas en las que se producirá la licitación, si bien se habla en términos amplios de noviembre como fecha probable. La alcaldesa, Cuca Gamarra, afirmó hace tres días en el Debate sobre el estado de la ciudad que podría producirse en este último trimestre del año. Está por ver. ¿Hay interesados en el edificio? Ha habido consultas de empresarios locales, aunque sin intención clara, según aprecian desde Correos. Y tampoco han hablado esos potenciales interesados de cifras concretas, cuentan, para tildar las conversaciones de 'tomas de contacto'.

El anterior proceso de licitación se inició en mayo del año pasado. Entonces, el edificio de la plaza de San Agustín salió a la venta por 2,7 millones de euros. Después de la modificación del Plan General Municipal para la parcela, ésta admitía, como también sucede ahora, todos los usos residenciales excepto los destinados a vivienda, como hoteles, comercio, oficinas, enseñanza, sanitarios, hostelería, espectáculos, cultura o deporte, entre otros.

La intención, entonces, era la de valorar en una primera fase la oferta técnica en la que tenía que figurar el uso y actividad prevista en el edificio, la intervención arquitectónica y el plazo hasta la puesta en marcha. Aquel proceso de venta concluyó a finales del mes de junio del 2015 sin ofertas y, por tanto, se declaró desierto, prolongando así la agonía del inmueble, cerrado desde el 2003.

El edificio de Correos alojaba las oficinas centrales de esta sociedad estatal en la capital hasta que, a principios del 2003, se clausuró para rehabilitarlo. El año siguiente las obras se paralizaron por riesgos constructivos y, a pesar de que hubo varios intentos para reanudar la actuación, ninguno prosperó. Ya en el 2014, el Ayuntamiento y Correos firmaron un convenio que fue el que, tras una larga tramitación, dio con el cambio de uso del edificio que, en principio era 'dotacional público', para pasarlo a 'residencial no vivienda' para facilitar su venta y, de la misma, propiciar nueva actividad al centro histórico.