La Rioja

Logroño ultima la rescisión del contrato con Serunión al contar «con todo el soporte legal»

Algunos de los menús repartidos entre dependientes y personas mayores usuarios del servicio de reparto a domicilio . :: la rioja
Algunos de los menús repartidos entre dependientes y personas mayores usuarios del servicio de reparto a domicilio . :: la rioja
  • El Ayuntamiento eleva de grave a muy grave la sanción por presencia de bacterias en un menú de las comidas a domicilio y abre la vía para revocar el contrato con la empresa

El Ayuntamiento ya cuenta «con todos los fundamentos legales» para poder rescindir definitivamente el contrato firmado con Serunión S.A. y que, desde su formalización en noviembre del 2015 para dar servicio municipal de comidas a domicilio, ha derivado en una sucesión de incidencias relacionadas con la escasa calidad de los alimentos y la aparición de restos en las barquetas de la comidas: el último caso, un trozo de madera a finales de agosto.

Así lo comunicó ayer la alcaldesa, Cuca Gamarra, durante la segunda jornada del Debate sobre el estado de la ciudad en el que anunció que, tras elevar formalmente de «grave» a «muy grave» la sanción a Serunión por la aparición de una bacteria en los menús, «definitivamente se inicia el camino para llegar a la resolución del contrato».

Un contrato que se resuelve de forma unilateral bajo la fórmula de 'resolución culposa' en respuesta a los «graves incumplimientos de la empresa» y que dejaría a la empresa en una situación de «debilidad» en el caso de recurrir la decisión municipal, algo que ya se da por hecho tras el comunicado enviado a media tarde de ayer por la compañía. Gamarra precisó que cuenta con todo el soporte judicial tras la resolución del expediente en la Junta de Gobierno extraordinaria del pasado lunes en la que se acordó desestimar las alegaciones presentadas por la empresa. Se trataba del primer paso necesario antes de dar un paso fundamental como es la incoación del expediente para la resolución definitiva del contrato en la próxima Junta de Gobierno.

La sanción, catalogoda ahora como «muy grave» y a la que le acompaña una multa de 18.000 euros, se justifica tras la constatación de unos informes que determinaron «problemas de salud importantes que podían haberse desencadenado» entre el centenar de personas mayores a los que se dirige este servicio. A ella se suman otras dos sanciones graves: una por incumplimiento del sometimiento de la comida a un proceso térmico de pasteurización y otra por la deficiente presentación y sus condiciones en cuanto sabor y olor.

Sumadas todas y, como prevé el contrato municipal, el Ayuntamiento ya se encuentra en condiciones de iniciar el procedimiento para revocar el contrato, con el que además se solicitará a la empresa la incautación de la garantía aportada de 60.000 euros. No será sin embargo un camino si obtáculos. Hasta que Ayuntamiento y empresa separen sus pasos y ésta deje definitivamente de servir sus menús deberá pasar, según reconocen fuentes municipales, «un tiempo difícil de concretar». Quedan por delante algunos plazos legales que cumplir, el más importante el que concede a Serunión la posibilidad de recurrir la resolución o, incluso, acudir al Contencioso.

Así las cosas, el final del conflicto dependerá del camino que decida tomar la empresa y ayer por la tarde lo dejó claro al confirmar su intención de emprender las acciones legales que considere «oportunas» para aclarar su situación con el Ayuntamiento. En un comunicado enviado a los medios negó «rotundamente» la existencia de la bacteria 'listeria' en su cocina y adujo que en su día ya aportó todas las pruebas correspondientes que así lo demuestran. La alcaldesa, por su parte, avanzó que el servicio sigue bajo supervisión y anunció para los próximos días un nuevo sistema de control con alimentos en los contratos públicos municipales.