La Rioja

«Los envases iban cerrados, por lo que ya estaban contaminados»

  • El Ayuntamiento concluye que los menús presentaban «una alta concentración de 'listeria'»

Serunión no está dispuesto a allanar el camino municipal. Ayer ya anunció que estudia acciones legales para aclarar esta situación y demostrar que «el procedimiento de análisis realizado por el Ayuntamiento de Logroño no cumplió con los protocolos oficiales de Sanidad, y, por tanto, no era valido». Serunión incide en que el procedimiento de análisis realizado por el Consistorio de la capital riojana «no cumplió con los protocolos oficiales de Sanidad y, por tanto, no era válido», además que de que no dispusieron «de la información necesaria sobre la trazabilidad de las muestras empleadas en dichos análisis».

Por su parte en el informe aprobado por la Junta de Gobierno el pasado lunes se hace referencia a «la presencia en la comida de una alta concentración de 'listeria monocytogenes', un patógeno que, como se explica, «puede generar enfermedad antes de que sea detectable cualquier alteración del alimento (hay ausencia de gas, no hay olores u olores extraños». Entre los grupos poblacionales más susceptibles de desarrollar la bacteria están las embarazadas y los mayores de 65 años, colectivo potencial al que va dirigido este servicio de comidas. «Los envases afectados estaban herméticamente cerrados, por lo que no existe posibilidad de contaminación posterior a la elaboración», concluye el escrito.