La Rioja

INDUSTRIOSA VILLANUEVA

Del entorno de la zona logroñesa a la que se le ha dado por llamar de la Villanueva se han ocupado en numerosas ocasiones y se han hecho muchos proyectos que han quedado en agua de borrajas, siendo uno de ellos, el más lamentable, el de la piqueta. De esta barriada tenemos como recuerdo relativamente cercano el de su industria. Si empezamos por la calle Hierros, teníamos allí la herrería de León Montiel, donde se encendía la fragua desde temprano y sonaban los martillos para afilar las rejas de los labradores madrugadores. También existió un tostadero de café y una pequeña bodega, Los Tinos, germen del gran emporio de Vivanco. En otra de sus calles, en la Brava, funcionó la fábrica de prensas excéntricas de José Ulecia, pionera de la gran industria especializada en ese tipo de máquinas que se extendió en nuestra ciudad en los años 50. También en esa calle empezó la que después se hizo famosa fábrica Conservas Collado. Saltando hasta la calle Baños tenemos que citar la fábrica de somieres Tobía. Y ya en San Gil, la emblemática fábrica de pastillas El Avión y la de muebles que dirigían los hermanos Fernández. Dando entrada por avenida de Navarra, estaba, como ahora, el centenario Gurugú, una importante industria carrocera, una distribución de productos para la agricultura, una vaquería... Y por la calle Rodríguez Paterna, panaderías, marmolerías y venta de puertas y ventanas.