La Rioja

Maristas prevé ofertar Bachillerato a partir del próximo curso

Alumnos de ESO, en los accesos al centro de Maristas, ayer. :: miguel herreros
Alumnos de ESO, en los accesos al centro de Maristas, ayer. :: miguel herreros
  • El centro no descarta optar por «los estudios clásicos» de Ciencias y Humanidades, pero no se cierra a otras opciones

Maristas ha iniciado el proceso burocrático para impartir a partir del próximo curso 2017-2018 las enseñanzas de Bachillerato. De esta manera el colegio atiende «las necesidades de las familias y del propio alumnado» que, hasta ahora, debía desplazarse a otros centros de la ciudad, preferentemente a Marianistas, al que estaban adscritos. «El objetivo es que el alumnado siga vinculado al colegio y que no se produzca una ruptura de tipo pedagógico», señaló el director, Antonio Alegre, confirmando las intenciones del centro, del que cada año deben salir 70 alumnos de 4º de la ESO para continuar fuera sus estudios. «Contamos con que la mayoría de ellos continúe con nosotros, pero la oferta la lanzamos a todos que lo deseen», remarcó.

El colegio tiene previsto tramitar en breve la solicitud formal ante la Consejería de Educación con el objetivo de poder tener autorizados los nuevos estudios en enero «como muy tarde» y, de esta forma, «poder incluirlos en el proceso de escolarización de febrero». Desde la dirección del centro la intención es solicitar tres líneas de Bachillerato, aunque posiblemente en un inicio sólo se ofertarán dos, «las clásicas», según se refirió Alegre a los bachilleratos de Ciencias de la Naturaleza y Salud, y Humanidades y Ciencias Sociales. Aunque, como insistió, de momento el programa de necesidades está sin definir y la decisión final podría ser otra. «De hecho, entre un sector de la comunidad educativa se baraja la modalidad de Bachillerato Artístico...»..

La implantación de las nuevas enseñanzas en Maristas, con suficientes metros cuadrados para adaptarse a la ley, no plantea grandes obras, pero sí adaptaciones muy concretas en las que ya están trabajando los arquitectos. «No se va a construir nada, en realidad va a ser una cuestión de mover tabiques para sacar las seis aulas que se necesitan», detallaba en referencia a la adaptación de espacios, cuestión prioritaria en estos momentos.

«La semana que viene vamos a crear una comisión para reflexionar y estudiar las ofertas. En cuanto tengamos los planos, es cuando solicitaremos la autorización a la Consejería», lo que da por seguro, «de hecho hemos consultado las condiciones y cumplimos con la normativa vigente en cuanto a requisitos de espacios y pedagógicos», señaló confiado en el proceso todavía incipiente.

Queda todo por delante: analizar programas, enseñanzas, cupo de alumnado y también las necesidades de profesorado, aunque a este respecto, Antonio Alegre «confía en los profesores de Educación Secundaria, que están preparados para poder ofertar las enseñanzas de Bachiller, que no serán concertadas. Sobre la posibilidad de obtener financiación pública para estos estudios, que no son obligatorios, de momento el director lo descarta: «Sabemos que no es viable, no lo solicita nadie, es una decisión política y no lo contemplamos», afirmó.