La Rioja

El Ayuntamiento, a la espera del mapa de ruidos del ocio, buscará consensos

El Ayuntamiento, a la espera del mapa de ruidos del ocio, buscará consensos

  • Medio Ambiente ya cuenta con el borrador para la contratación de la elaboración del estudio que determinará los planes específicos

«Tenemos que hablar todos y nos tenemos que escuchar también todos... Llegados a este punto lo más prudente es sentarnos a la mesa e intentar llegar al máximo consenso posible». El concejal de Medio Ambiente, Jesús Ruiz Tutor, adelantó a Diario LA RIOJA que, a la espera de estudiar y resolver las alegaciones al plan municipal contra el ruido estratégico, el Ayuntamiento de Logroño ya dispone del borrador del pliego de prescripciones técnicas para la contratación de la elaboración del mapa no estratégico de ruido de ocio de la ciudad, propuesta de declaración de zonas tranquilas, zonas de protección acústica especial y sus planes zonales específicos.

Será a partir de entonces, y no antes, cuando se pueda actuar, según Ruiz Tutor. «Mediante este mapa se analizará el impacto sonoro que produce la concentración de locales de ocio y las personas que acuden a ellos, de modo que se pueda cartografiar el ruido y conocer su comportamiento en las distintas calles y horarios y se disponga de información actualizada que permita la toma de decisiones basada en criterios objetivos fundados. La cartografía de ruido obtenida servirá también para informar a la ciudadanía y a la hostelería de los niveles sonoros existentes, sirviendo de herramienta de concienciación para los diferentes colectivos implicados», explica.

Los plazos, al menos para el Ayuntamiento, están claros: elaboración del mapa, propuesta de declaración de zonas tranquilas y de protección acústica especial y, por último, desarrollo de planes zonales específicos... ahí es nada.

'Logroño sin ruidos' y Federación de Asociaciones de Vecinos de La Rioja, sin embargo, tampoco dudan: «Estas zonas están suficientemente reconocidas e identificadas en el Ayuntamiento de Logroño por las denuncias, molestias y problemas que se ocasionan por las actividades de ocio masivo y que a partir de las 10 de la noche se produce en las zonas saturadas por locales de hostelería, cafés, bares musicales y otras actividades de ocio. También se deben considerar como ZPAE todas las zonas donde se producen las aglomeraciones por botellones, la saturación de clientes por la concentración de locales al haberse eliminado las distancias y la altísima ocupación de terrazas con la colmatación de los espacios públicos y, por tanto, la concentración de ruidos y demás molestias en las viviendas existentes».

Al respecto, Ruiz Tutor informaba de que el plan de acción contra el ruido estratégico, de momento, ha recibido hasta 64 alegaciones y cree que, una vez aprobado, será turno para el no estratégico y afrontar el problema del ocio nocturno aun sabiendo «de sus muchas dificultades».