La Rioja

Casi al límite

Interior del pasaje entre Vara de Rey y Pío XII la pasada noche del lunes, cuando sobró una plaza de 160 en el polideportivo Espartero.
Interior del pasaje entre Vara de Rey y Pío XII la pasada noche del lunes, cuando sobró una plaza de 160 en el polideportivo Espartero. / JUAN MARÍN
  • Decenas de temporeros duermen en el pasaje entre Vara de Rey y Pío XII, mientras el polideportivo Espartero está casi lleno

  • El alojamiento previsto llega a su segunda semana al borde de su capacidad, si bien durante todo este mes ha habido gente en la calle «voluntariamente» según el Ayuntamiento

Tan solo una semana después de su puesta en marcha, y con la vendimia aún pendiente de generalizarse, el dispositivo extraordinario activado en Logroño para la atención de temporeros que acuden a La Rioja al reclamo de la recogida de la uva se encuentra prácticamente al límite de su capacidad. Con las 49 plazas del Centro Municipal de Acogida de la calle Herrerías llenas, y las 160 del polideportivo del CEIP General Espartero a punto de hacerlo, según los datos facilitados por el propio Ayuntamiento. Si bien durante la semana pasada -el polideportivo abrió sus puertas el lunes, 19 de septiembre- se ocuparon entre 40 y 80 plazas, ya ésta, y sirva como ejemplo lo sucedido en la reciente noche del lunes, únicamente quedó una plaza libre. Una plaza vacante pese a que poco antes de la medianoche aún había grupos de inmigrantes, con sus pertenencias, junto a la puerta ya cerrada de las instalaciones que servirán de albergue durante todo un mes.

Se da la circunstancia de que, tal y como ya se puso de manifiesto la semana antes de sanmateos coincidiendo con la presentación del dispositivo especial, un grupo de entre 15 y 20 personas, a las que se han sumado algunas más, ya dormían «voluntariamente» en el pasaje entre Vara de Rey y Pío XII pese a disponer de plazas libres. Pernoctaciones en la calle durante todo lo que va de mes aunque las plazas ordinarias primero y extraordinarias después ya estaban habilitadas -son 209 en total y han abierto unos días antes que en años anteriores y en plenas fiestas-.

«Tanto los educadores del proyecto 'Alasca' como los agentes de la Policía Local les han venido informando de los recursos existentes... Saben que hay sitio donde poder dormir, comer o darse un ducha, pero nada. Ya pasó el año pasado, en el que no se cubrieron las plazas ningún día, pero hubo gente durmiendo en la calle por su propia voluntad. No podemos hacer nada al respecto», explicaba a Diario LA RIOJA la concejala de Familia e Igualdad de Oportunidades, Paloma Corres.

El Ayuntamiento de Logroño, en coordinación con la Mesa de la Pobreza, prevé que estos días serán «los de más llegadas», es decir, que será probablemente esta misma semana cuando se alcancen los picos máximos. Nadie, en cualquier caso, lo sabe. El pasado lunes, por ejemplo, la Cocina Económica dio 228 comidas y hasta 230 cenas, siendo la capacidad total de 280.

Improvisado refugio

«Año tras año hemos ido incrementando los recursos tanto humanos como materiales del dispositivo y, a día de hoy y tras llegar a doblar las plazas del polideportivo de 80 a 160 en una legislatura, no podemos plantearnos incrementar más plazas con un mínimo de condiciones... es más, son los propios técnicos los que lo desaconsejan», aseguraba la edil popular.

A falta de ver cómo evoluciona la situación esta semana, lo cierto es que la pasada noche del lunes, cuando ya se empezaron a recibir grupos más numerosos, no sólo el pasaje entre Vara de Rey y Pío XII vio aumentada su ocupación, sino que los cajeros y otros portales de los alrededores de la estación de autobuses sirvieron de improvisado refugio. Cualquier cosa menos dormir al raso. La entrada al polideportivo comenzó a las 23 horas y concluyó casi a las 00 horas, cuando la puerta cerró y los distintos grupos trataron de buscar acomodo en otro sitio.