La Rioja

Piden entre 18 meses y 4 años de cárcel para 8 miembros de Nueva Época por asociación ilícita

Piden entre 18 meses y 4 años de cárcel para 8 miembros de Nueva Época por asociación ilícita
/ Sonia Tercero
  • Para la Fiscalía, los acusados presentan las características de «los jóvenes radicalizados de tipo skinhead neonazi»

La Fiscalía pide penas de entre cuatro años y 18 meses de prisión, en total 22 años y medio, para ocho miembros de la extinta Nueva Época Logroño por asociación ilícita. La acusación pública, que en octubre del 2014 emprendió de oficio la investigación contra las dos juntas directivas del colectivo, considera autores del delito como fundadores o promotores a seis de los procesados: B.B.M., R.M.M., A.R.V., G.H.A., J.C.V. y E.I.G.; a A.S.S, le imputa el mismo delito como director, y a D.O.P. como miembro activo. Todos ellos se sentarán en el banquillo de los acusados en fecha aún por determinar. Pero antes, la Audiencia Provincial deberá pronunciarse sobre el recurso planteado por las defensas contra el auto de apertura de juicio oral dictado por el Juzgado de instrucción número 3, encargado del caso.

En el documento al que ha tenido acceso Diario LA RIOJA, la acusación pública detalla que la finalidad de la asociación, constituida el 3 de marzo del 2013, era proporcionar a sus integrantes «una apariencia de legalidad» que «facilitaba la ideación, preparación y ejecución de actos violentos» como los que algunos de sus miembros ya habían cometido incluso antes de la constitución de Nueva Época Logroño. Colectivo que se publicitaba a través de una página web y las redes sociales. Entre ellos, el Ministerio fiscal describe la agresión por parte de B.B.M. y J.C.V. a un menor que llevaba simbología de extrema izquierda. Los hechos ocurrieron en junio del 2012 en el parque de la Trompeta de Logroño. Cita además la protagonizada y ya juzgada por B.B.M. y Alejandro Ruiz Vidal (A.R.V.), el autor confeso del apuñalamiento de cinco personas en Lérida hace ahora dos años, en el parque del Carmen de Logroño. Ambos acusados abordaron a un joven a quien acabaron dándole un navajazo. También recuerda la agresión a miembros de la Asamblea de Estudiantes el 21 de agosto del 2012 mientras vendían material.

Precisamente, su constitución como asociación les facilitaría crear una dinámica de «acción-reacción», de manera que podrían prevenir las represalias de los grupos tildados como enemigos.

Los acusados, de acuerdo con el relato que hace la Fiscalía, ven a sus oponentes como «enemigos e inferiores» y la pugna con ellos «no admite armisticios o componendas, sino que se materializa en el enfrentamiento físico, en la prevalencia y supervivencia de unos y en la sumisión y aniquilación de los otros». En la propia asociación buscaban los medios «para ser más fuertes y vencer» para ello trataban de reforzar la moral con adoctrinamiento ideológico, charlas y el establecimiento de vínculos emocionales con organizaciones afines. En paralelo, persiguen promover la potencia física de sus miembros con entrenamiento y deportes como el boxeo.

Los miembros de Nueva Época, que, según la Fiscalía, «presentan las principales características de los jóvenes radicalizados de tipo skinhead neonazi», tenían su sede en el número 65 de la calle Portillejo. Precisamente en una de las paredes, en marzo del 2013 apareció una pintada con la leyenda 'Heil Hitler' el signo de la cruz céltica -adoptado por el ku klux klan para representar la superioridad del blanco sobre el negro- y la firma N.E.L. (Nueva Época Logroño). En las proximidades de su 'cuartel general' los miembros de la asociación colocaron diversas pegatinas y carteles en papeleras, fachadas de garajes... con textos como: «Atención, zona fascista», «Buenas noches rojos de mierda» o «Negros no, que España no es un zoo».

En el extenso relato que hace el Ministerio fiscal de las actividades «ilícitas» de la asociación, destacan numerosas denuncias presentadas por jóvenes que habían sido abordados e insultados por miembros de Nueva Época, especialmente por B.B.M., presidente de la primera junta directiva del colectivo y uno de sus socios más activos.

Uno de los episodios más mediáticos tuvo lugar el 24 de octubre del 2013, coincidiendo con la huelga de educación. Durante la manifestación convocada ese día en protesta por la Lomce, unas cien personas vinculadas a los grupos más radicales de extrema izquierda -Juventudes Libertarias y Colectivo de Jóvenes Comunistas- trataron de agredir a unos 18 jóvenes afines a Nueva Época que se habían sumado a la protesta. La Policía evitó el enfrentamiento.

El 6 de diciembre del 2013, dentro de las jornadas 'Juventud, compromiso y militancia', Nueva Época organizó la II Marcha Sierra de Cebollera conjuntamente con, entre otros colectivos, Movimiento Social Republicano, partido político que integró en sus listas electorales a miembros del grupo 'Blood & Honor' (Sangre y Honor), disuelto por la Audiencia Nacional en julio del 2010.

El 7 de diciembre, en un intervalo de un ciclo de conferencias que se estaba celebrando en la sede de la asociación en el marco de las mencionadas jornadas, unas 35 personas acudieron a una concentración no prohibida ante la Delegación del Gobierno, en el Espolón. Cuando atravesaban la calle Bretón de los Herreros, Nueva Época colgó en twitter una fotografía en la que se ve al grupo con las banderas enrolladas y a uno con un símbolo del partido político de inspiración filonazi Amanecer Dorado. Mientras se desarrollaba la jornada, miembros de las autoproclamadas Juventudes Libertarias y del Movimiento Okupa provocaron a varios de los asistentes, pertenecientes a la denominada Liga Joven. De madrugada, varios de estos jóvenes, acompañados de R.M.M. se trasladaron desde la calle Portillejo a una casa autogestionada, ubicada en el camino viejo de la Puebla, llamada Villatruño, un local de ambiente okupa, donde se celebraba un concierto punk alternativo. El propósito de la expedición era agredir a los okupas, pero tras encararse los grupos 'enemigos', los ultraderechistas tuvieron que huir, dada la superioridad numérica del grupo anarquista.

Los hechos llegaron a conocimiento de la Policía Nacional, lo que propició una nueva estrategia de ocultamiento de las actividades de la asociación. Interrogado por los agentes sobre el episodio, R.M.M dijo que habían oido unos golpes en la zona de entrada del local de la asociación y como estaban seguros de que el alboroto lo habían provocado los «antifas de Villatruño» se desplazaron hasta la vivienda para «intercambiar insultos y, en su caso, llegar a un enfrentamiento violento».

Entre otras acciones, la Fiscalía relata las agresiones de uno de los miembros de Nueva Época, menor en el momento de los hechos, contra su padre y un hermano a quien dijo: «cabrón, rojo de mierda, judío, te voy a dar una paliza».

El 27 de marzo del 2014, con motivo de la huelga estudiantil, grupúsculos de extrema izquierda instigaron, a través de las redes sociales, enfrentamientos con los miembros de Nueva Época si este colectivo participaba en la manifestación convocada ese día. Ante estas advertencias, se solicitó a la Delegación del Gobierno que impidiera la participación de esta asociación como así hizo. Aquel episodio provocó una serie de comunicaciones por parte de Nueva Época en las que protestaban por la actuación de la Policía Nacional y denigraban la cobardía de sus oponentes. Para finalizar hicieron un llamamiento al diálogo: «Nueva Época está dispuesta a sentarse y dialogar con quien así lo desee para reconducir pacíficamente esta situación».

El 12 de abril del 2014, B.B.M. denunció desperfectos en la puerta de la sede y el 14 de junio hubo un enfrentamiento en el local de la asociación al que habían acudido dos personas de ideología anarquista.

En septiembre del 2014, la detención en Lérida de Alejandro Ruiz Vidal como autor confeso del apuñalamiento de cinco personas en la vía pública precipitó la disolución de Nueva Época, que así lo solicitó el día 26. «La vinculación de A.R.V. con la asociación y la publicidad negativa que ella pudiera tener motivó su fin».