La Rioja

LA VIABILIDAD ERA ESTO

San Mateo. Fiesta de la Vendimia. Todo Logroño junto a toda La Rioja está de celebración en torno al vino. ¿Todo Logroño? ¡No! Un pequeño gran espacio del Casco Antiguo, dedicado paradójicamente al vino, a todo lo que le rodea y a su significado en una región que da nombre a toda una Denominación, llamado a situar a la capital entre los destinos 'top' dentro del creciente enoturismo, está cerrado y aún no sabemos ni cuándo ni cómo abrirá... Ha querido el destino, tan caprichoso siempre, que los Sanmateos 2016 coincidan en el tiempo en plena polémica alrededor del Centro de la Cultura del Rioja, continente sin contenido pendiente de una serie de obras de mejora y reforma cuando aún no ha cumplido ni cinco años de vida y sólo ha estado uno abierto. Que el Ayuntamiento diga ahora que, mientras tanto, equipo de Gobierno y oposición tendrán «un plazo para poder reflexionar sobre el futuro del centro» o es una broma o sólo puede deberse al mal vino. Mala uva puede llegar a tener uno al recordar cómo la Administración local, que ahora no parece saber qué hacer con el CCR, recibía en el 2011 el proyecto museográfico que daba sentido al constructivo y vertebraba el discurso con que Logroño quería darse a conocer al mundo para olvidarlo en un cajón. ¿Caros los 1,8 millones que suponía dotar de contenido al continente? Pudiera ser, pero no menos que los 1,6 que proponía la idea ganadora del posterior concurso convocado para lo mismo. Lo malo de aquello, además, es que nadie alzó la voz para alertar de que ya existía un plan hecho y pagado listo para licitarse dos años antes del concurso que lo desvirtuaba todo y que supuestamente iba a «garantizar la viabilidad del centro». ¿La viabilidad era esto? ¡Pues imagínense si, como se pensó en un principio, el CCR se hubiese levantado en La Grajera!