La Rioja

Añorando La Granja

Tal día como hoy, con el tufillo de vísperas de las fiestas de San Mateo, se inauguraba en 1927 el café La Granja Oriente de la calle Sagasta, que desde sus inicios fue un café singular en la ciudad, especialmente notorio en las fiestas, en cuyas fechas era punto de reunión a la hora del vermú del mundo taurino. Recibía la influencia de la pensión La Numantina, situada justamente enfrente, donde en tiempos era el parador de los toreros que llegaban a Logroño con aquellos coches que exhibían su condición por el botijo que llevaban en la baca. Con los años, La Granja, con el señor Domingo al mando y más tarde con su hijo Dámaso llevando la batuta, se mantuvo con un gran esplendor, que se acentuó con la reforma que en 1964 hizo el decorador Arturo Menac. Siempre tuvo grandes profesionales en la barra, como el recordado Santos con su prodigiosa memoria para atender a los asiduos.