La Rioja

El Ayuntamiento requiere a la CHE para acondicionar la zona del embarcadero

El acúmulo de tierras ha llegado a crear dos 'lenguas' naturales que, desde las crecidas del 2015, han cerrado la salida del embarcadero municipal al río Ebro.
El acúmulo de tierras ha llegado a crear dos 'lenguas' naturales que, desde las crecidas del 2015, han cerrado la salida del embarcadero municipal al río Ebro. / JUAN MARÍN
  • La Administración local acometerá los trabajos «subsidiariamente» si la Confederación no lo hace en un mes siguiendo un informe de Bomberos

El debate plenario sobre el Ebro y la moción aprobada por unanimidad para mejorar y limpiar sus riberas urbanas no caerá en saco roto. De hecho, ya ese mismo día, el Ayuntamiento de Logroño requería a la CHE para acondicionar la orilla izquierda del río en la zona del embarcadero y apercibía al organismo de cuenca de que, en caso de no hacerlo en el plazo de un mes, se acordará la ejecución subsidiaria por parte de la Administración local -pasando posteriormente el coste a la Confederación-.

La decisión municipal, vía resolución de Alcaldía a la que ha tenido acceso Diario LA RIOJA, justifica su resolución en un informe de la Dirección General de Extinción de Incendios y Salvamentos con fecha 15 de julio en el que se advierte de la imposibilidad de los bomberos para botar su embarcación caso de intervenciones o actuaciones de emergencia -«en caso de aviso para auxiliar a una persona que haya caído desde la pasarela peatonal o desde los puentes de piedra o de hierro no podemos intervenir o retrasamos demasiado la intervención al no poder acceder al río desde el embarcadero»-.

La demanda, sin embargo, no es nueva. Y es que, a raíz de las crecidas registradas en enero, febrero y marzo del 2015, se acumulan frente al embarcadero tal cantidad de tierras y restos vegetales que hacen imposible el acceso al río desde el mismo. La situación es que desde hace año y medio, dos 'lenguas' naturales mantienen inutilizadas prácticamente las instalaciones.

El Ayuntamiento, consciente del problema desde entonces, remitía a la CHE un informe de situación solicitando la reparación de éste y otros desperfectos «sin que hasta la fecha se hayan realizado dragados de esta zona del cauce pese a las peticiones formuladas», tal y como pone de manifiesto un segundo informe de la Dirección General de Medio Ambiente y Eficiencia Energética. Algo de «vital importancia» en caso de ser necesario realizar un salvamento, como ya se avisó a la CHE.