La Rioja

El cambio de nombres de calles en los pueblos, con cuentagotas

Había 'sobreabundancia' de generales francos y molas, calvos sotelos y primos de rivera en los callejeros de nuestros pueblos a tenor de la Memoria Histórica. Pero aunque la ley es de obligado cumplimiento, su aplicación va por pueblos y con cuentagotas. Muchos han borrado hace ya varias legislaturas cualquier reminiscencia, un puñado se ha sumado ahora y para otros como el de Haro no es una prioridad (ya renombró en 1979 General Franco como Lucrecia Arana, Héroes del Alcázar como Taranco y General Mola como La Ventilla y retiró la Cruz de los Caídos de la plaza de la Iglesia). En Casalarreina, el cambio se produjo en 1995: la plaza General Franco pasó a ser La Florida y la avenida Primo de Rivera, de la Paz. La sustitución más reciente se produjo en San Vicente de la Sonsierra, que en mayo acordó eliminar la nomenclatura de las calles Calvo Sotelo, Queipo de Llano, General Varela, General Mola y Primo de Rivera por Las Cercas, Boteros, Mayor, La Rioja, Mesones y Buenos Aires, respectivamente.

En Nájera, en un pleno de febrero se aprobó retirar el busto de Fernández Ladreda (ministro de Franco) pero la retirada no ha sido efectiva aún. En el 2004 en Ezcaray José Antonio Primo de Rivera se cayó del callejero a favor de Armando Buscarini. El mismo camino llevaron Calvo Sotelo (Del Fuero), Capitán Cortés (Las Teñas). En el 2007 las calles Héroes del Alcazar y Martín Gamero pasaron a ser Padre José García y Carnicerías.

En Arnedo, la mayoría de calles fueron rebautizadas en los albores de la democracia y en enero IU reclamó retirar unas placas con el yugo y las fechas en unas viviendas de la época franquista. En Alfaro se pidió cumplir la ley y se adjuntó una batería de calles afectadas, pero el PP en el gobierno aludió a los cambios ya habidos en 1981. Y el último en sumarse ha sido Albelda, que en una providencia de alcaldía inició en marzo el trámite para cambiar las placas relativas a Guerra Civil y Dictadura.