La Rioja

Del reloj de las tres esferas a 'La Bigotes'

Un momento del recorrido celebrado ayer en la calle Portales de Logroño. :: justo rodríguez
Un momento del recorrido celebrado ayer en la calle Portales de Logroño. :: justo rodríguez
  • Amigos de La Rioja celebró ayer el tercer recorrido por la calle Portales que se centró en el entorno de la plaza del Mercado

Apenas un centenar de metros. Quizá menos. Pero distancia suficiente para que Amigos de La Rioja, de la mano de Federico Soldevilla, transportara en el tiempo a los numerosos curiosos que participaron en la tercera parte de los paseos guiados por Portales. El reto es llegar, por tramos, hasta Once de Junio. Ayer el 'corte' se hizo en la calle Sagasta, en la esquina que ocupa La Villa de Madrid, otro de los comercios condenados a desaparecer tras el trágico fallecimiento de su propietario.

Todo empezó en el reloj de las tres esferas. ¿Que dónde está? «Hay que mirar hacia arriba», explicaba entre risas Soldevilla. «A veces vivimos debajo y no nos damos cuenta». Las tres esferas están en La Redonda. Cuando el muro de Portales está a punto de convertirse en la torre sur de la concatedral, ahí aparecen. «Es un gran desconocido para mucha gente de Logroño de toda la vida», insistía Soldevilla antes de dar paso a un recorrido en el que ha ido aportando los datos que ha ido recopilando a lo largo de los años.

A comprar a 'La Bigotes'

Qué comercio hay ahora, cuál había antes, cuándo se creó el Plus Ultra, cuándo su vitrina... Así hasta llegar a 'La Bigotes'. «Era una antigua confitería de Logroño que, a principios de 1906 se trasladó a la calle del Cristo. Todo el mundo seguía yendo a comprar a La Bigotes. Luego se puso La Exquisita y aún así hay quien le sigue llamando así».

También repasó Soldevilla el pórtico de La Redonda, recordó que, hoy céntrica, en su momento Portales fue 'extramuros' y a modo de reivindicación, lamentó que comercios tradicionales -el Ibiza o La Villa de Madrid- vayan a engrosar la historia de la región. En el cruce con la calle Sagasta todos regresaron al siglo XXI... y los Amigos de La Rioja se fueron al Moderno a celebrar, como cada primer domingo de octubre, el Día de La Rioja, otro acto que ya forma parte de la historia de la región.