Zaragoza-Sagunto, el modelo que Fomento replica en La Rioja

María José González
MARÍA JOSÉ GONZÁLEZLogroño

El tratamiento que el Ministerio de Fomento va a aplicar en el tramo ferroviario Logroño-Castejón es muy similar a lo que se está haciendo en el trazado entre Zaragoza y Sagunto pasando por Teruel, donde también convivirán la alta velocidad con tramos de ancho ibérico.

Este corredor, en el que el departamento que dirige Íñigo de la Serna tiene previsto invertir 335 millones de euros entre este año y el 2020, ha requerido actuaciones casi de emergencia dado que en algunos tramos las limitaciones de velocidad de los trenes que circulan por él llegaban hasta los 30 kilómetros por hora.

Para ello y «en un tiempo récord» como destacó el ministro en una jornada celebrada en Zaragoza en octubre sobre el eje Cantábrico-Mediterráneo se han eliminado ocho limitaciones de velocidad y se ha instalado el sistema 'tren-tierra' que permite mayor número de circulaciones y menores tiempos de viaje. En concreto, los trenes de viajeros entre Valencia y Zaragoza han pasado de cinco horas y 26 minutos a cinco horas y 3 minutos, mientras los servicios de mercancías han pasado de diez horas y 23 minutos a siete horas y 11 minutos.

Otras mejoras se han concretado en un aumento de la capacidad para los trenes de mercancías, con la incorporación de quince nuevos servicios y en un incremento de tres puntos porcentuales en la puntualidad de las circulaciones, que durante el mes de octubre ha alcanzando del 80,5%.

El corredor contará con siete apartaderos de 750 metros para trenes de mercancías y verá reforzadas once estructuras para permitir el paso de trenes de mayor tonelaje

La electrificación del subtramo Teruel-Zaragoza requerirá un gasto de cien millones de euros y la del Sagunto-Teruel, de 120 millones.

Por su parte, la renovación de las traviesas y de los carriles exigirá una inversión de unos 47 millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos