El yihadista detenido en Calahorra pacta con la Fiscalía una condena de cuatro años de prisión

Amine Bouyardane accede al interior de la Audiencia Nacional, en la mañana de ayer, para ser condenado a 4 años de cárcel. :: EFE/
Amine Bouyardane accede al interior de la Audiencia Nacional, en la mañana de ayer, para ser condenado a 4 años de cárcel. :: EFE

El marroquí, de 31 años, asume en la Audiencia Nacional su proceso de autoadoctrinamiento y que apoyó a través de las redes las acciones del Dáesh

LUIS JAVIER RUIZ LOGROÑO.

Amine Bouyardane dijo que sí a todo. Que desde el mes de septiembre del año 2015 comenzó a acudir con relativa frecuencia a la tetería que regentaba Salim Aghmir en Pamplona -también detenido y acusado de enaltecer y difundir propaganda del grupo terrorista Estado Islámico y de querer unirse a sus filas-. Que allí comenzó un proceso de adoctrinamiento yihadista, una especie de tutorial terrorista para cometer acciones violentas contra la vida y la integridad de otros. De igual manera, Bouyardane, que fue detenido en la calle El Sol de Calahorra hace ahora poco más de un año, también reconoció que realizó actividades de apoyo a los postulados de distintos grupos terroristas que operan en las zonas de conflicto de Siria e Irak, principalmente el Dáesh.

El marroquí (acaba de cumplir 31 años) compareció en la mañana de ayer ante la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. El Ministerio Fiscal solicitaba para él una pena de prisión de ocho años, pero antes de la celebración de la vista la Fiscalía y su abogado defensor llegaron a un acuerdo por el que, a cambio de reconocer los hechos, el castigo penal se reducía a la mitad. Así, poco después de comparecer en la sala de la Audiencia Nacional era condenado a cuatro años de prisión: dos por el delito de autoadoctrinamiento y otros dos años por el de enaltecimiento del terrorismo. De manera paralela ha sido condenado a ocho años de inhabilitación y uno de libertad vigilada por cada uno de los delitos.

LOS HECHOS

Detención
Tuvo lugar en la madrugada del 26 de octubre del 2016 en la calle El Sol de Calahorra.
uAcusación
La investigación le imputaba un delito de autoadoctrinamiento y otro de enaltecimiento del terrorismo.
uCondena
El acuerdo con la Fiscalía reduce la pena a 4 años de cárcel, 8 de inhabilitación y dos más de libertad vigilada.

Apoyo a los ataques de París

Ayer, en sede judicial, Bouyardane, algo más corpulento y con el rostro rasurado, no parecía la misma persona a la que los agentes de la Guardia Civil sorprendieron el 26 de octubre del 2016 en el interior de la peluquería 'Innova' del número 7 de la calle El Sol. Los cuerpos especiales del Instituto Armado precipitaron entonces la operación después de que cuatro días antes publicara en Internet un vídeo en el que aparecía una bandera de Dáesh y dos yihadistas, uno de ellos con un cinturón de explosivos, y de que mostrara su apoyo explícito a las acciones terroristas del Estado Islámico en París y a los musulmanes que viajaban a Siria e Irak para combatir en las filas de la organización terrorista.

La investigación policial concluyó que tras su paso por Pamplona, Bouyardane participaba directamente en actividades relacionadas con el enaltecimiento y la difusión de propaganda de la organización terrorista Dáesh y que aumentó de forma evidente las medidas de seguridad, tanto en sus desplazamientos como en sus actividades en la red, en un intento de que pasasen inadvertidas ante su sospecha de estar siendo objeto de algún tipo de vigilancia policial. Así, de modo repentino y sorpresivo, trasladó su residencia a la localidad riojana de Calahorra, en donde acabó siendo detenido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos