Vuelve el canon digital

Vuelve el canon digital

El Gobierno vuelve a la carga después de que Europa haya tumbado por ilegales las anteriores dos regulaciones Los consumidores deberán volver a pagar una tasa «preventiva» en sus compras

Pablo Álvarez
PABLO ÁLVAREZLogroño

Y vuelve el canon digital. El Gobierno anunció en su último Consejo de Ministros que volvía a la carga con la regulación de este polémico asunto, que lleva dando vueltas entre protestas y sentencias judiciales desde hace ya más de una década. A buen seguro el Ejecutivo español esperará que a la tercera vaya la vencida, porque será la tercera regulación desde el 2006: el Tribunal de Justicia europeo tiró abajo las dos últimas por ilegales.

El canon vuelve a ser básicamente lo mismo: los consumidores deberán pagar al adquirir soportes y productos electrónicos un sobrecoste para compensar a los propietarios de derechos de autor. Se trata de compensar a esos propietarios por la «copia privada» que en esos dispositivos se puede hacer. Es un gravamen no sobre un hecho cierto, sino sobre un hecho solamente posible. Es decir como uno puede usar un CD para copiar archivos que tengan derechos de autor, todos debemos pagar más para compensar eso. Copiemos o no.

Un concepto de pago 'preventivo' que en las dos anteriores ocasiones ha sido declarado ilegal por lo mismo: que no se exoneraba a las personas jurídicas (es decir, a las empresas) que evidentemente no hacen copias 'privadas', sino sólo profesionales. Y que no había ningún mecanismo para pedir la devolución de un concepto injustamente cobrado.

Las asociaciones de derechos han aplaudido la medida, muy criticada por las de consumidores En esta regulación el pago vuelve a ser al comprar dispositivos, y no mediante los presupuestos

Aunque, en realidad, en los tiempos que corren está por demostrar que el concepto «justamente» se pueda aplicar a mucha gente ya. Los tiempos de las descargas masivas parecen estar pasando: el streaming parece llamado a matar al pirateo masivo. Pero aún así, el canon lo pagarán justos y pecadores. Es decir, un consumidor que esté suscrito a plataformas como Spotify para la música o Netflix para películas y series (y por tanto, no haga ningún tipo de descarga) deberá tener que pagar el canon igual que el mayor pirata del mundo. Es lo que tiene un cobro 'preventivo'.

Al menos, en esta regulación, a diferencia de la última, sólo pagaran los que compren este tipo de dispositivos, incluyendo también teléfonos móviles. En la anterior, la compensación se establecía vía presupuestos generales del Estado, con lo que pagaban todos los españoles sin excepción. Las entidades de gestión de derechos de autor ya han aplaudido la medida del ejecutivo de Rajoy, considerando que así se acaba con una excepción que ocurría en España. Y las asociaciones de consumidores piensan lo contrario: los españoles «serán culpabilizados de forma preventiva y pagarán de manera injusta por algo que no deben», dice OCU.

Más

Fotos

Vídeos