Vuelve el campamento familiar solidario en Senegal

Vuelve el campamento familiar solidario en Senegal

Una treintena de personas participarán en la cuarta edición del campamento organizado por la ONG riojana Coopera

LA RIOJA

Una treintena de personas participarán en la cuarta edición del campamento familiar solidario que la ONG riojana Coopera organiza en Senegal, con el objetivo de que los jóvenes «valoren lo que tienen, abran los ojos a otras necesidades y aprendan a dar sin esperar recibir nada a cambio».

La coordinadora de este campamento, Yolanda Chimeno, ha explicado a Efe que este año la iniciativa ha sido todo «un éxito de convocatoria», ya que las plazas para los dos turnos, en los meses de julio y agosto, «se han llenado enseguida».

Entre los participantes se encuentran varias familias procedentes de toda España, con uno, dos y hasta tres hijos; matrimonios y jóvenes menores de 24 años, quienes «vivirán su primera experiencia en cooperación y aprenderán a valorar lo que tienen, transformándose en personas más flexibles y abiertas a otras culturas».

La labor que desempeñarán los asistentes, de los que 18 son menores de 25 años, se centrará, principalmente, en la rehabilitación de tres escuelas públicas ubicadas en Saly Vèlingara y poblados del entorno, en la Región de Thiès (Senegal), ha dicho.

Los trabajos se desarrollarán «codo a codo» con la población local, de manera que, según Chimeno, «los jóvenes trabajarán con chicos senegaleses de su edad, pero con otras circunstancias y peor suerte en la vida, lo que les permitirá enriquecerse mutuamente a través del intercambio de conocimientos, experiencias y costumbres».

Ha subrayado que este campamento se puede organizar gracias a la «captación de fondos privados, con el que hemos conseguido suficiente dinero para comprar los materiales necesarios para llevar a cabo la rehabilitación de estas escuelas». «Todos los participantes del campamento -ha asegurado- viajaremos con maletas cargadas de material escolar, ropa y medicamentos para distribuir entre la comunidad», que durante los últimos cuatro años «nos han abierto las puertas de sus casas».

Coopera puso en marcha este programa de iniciación al voluntariado con el objetivo de «sensibilizar a los jóvenes sobre las necesidades reales de los países en desarrollo, colaborando en labores de voluntariado y viviendo una experiencia única y enriquecedora, desde el punto de vista social y cultural», ha recordado. Este campamento permite «acercar a nuestros jóvenes a una realidad muy distinta a la suya», además de aprender el valor de ayudar y compartir, motivar su iniciativa y «recuperar valores casi olvidados».

Durante estas estancias, los participantes estrechan lazos de amistad y convivencia con la población local y, por ello, ha apuntado, suelen ser invitados a sus ceremonias y fiestas, tanto privadas como populares. Una vez finalizado el campamento, ha asegurado, los jóvenes regresan a España «emocionados», después de haber vivido «un gran intercambio, que, además de idiomas, les ha permitido aprender infinidad de aspectos culturales que no habían visto nunca antes».

Tal el «éxito» de esta iniciativa, este año «repiten experiencia dos jóvenes que ya participaron en ediciones anteriores», por lo que, en esta ocasión, «ayudarán también como monitores en el desarrollo del campamento».

Este campamento familiar se organiza en Senegal porque es el país donde Coopera tiene en marcha un mayor número de proyectos y, además, «hoy por hoy, es uno de los países más seguros de África para desarrollar este tipo de actividades», ha recalcado.

Ha explicado que, durante el campamento, «se trabaja con la juventud local, tanto en tareas de ayuda a la comunidad, fomentando el intercambio cultural y la colaboración, como protagonizando y participando en talleres formativos, tanto para los más pequeños como para adolescentes y mayores». Se trata de «una cadena muy enriquecedora, especialmente para los más jóvenes», donde se organizan diferentes actividades para que los españoles aprendan a elaborar jabones, mermeladas y el tintado de telas, por ejemplo, «y, a su vez, ellos aportan sus conocimientos a través de clases de español, cocina y cultura española», ha aclarado.

También se organizan visitas a diferentes poblados del interior para «aprender a moler mijo, sacar agua de un pozo o, simplemente, disfrutar de una tarde con ellos a la sombra de un baobab», según Chimeno.

El campamento, que se ha organizado en dos turnos de dos semanas cada uno, se desarrollará del 14 al 28 de julio y del 28 al 11 de agosto, e incluye trabajos de reparación de escuelas, jornadas de convivencia con jóvenes senegaleses y diversos talleres de idiomas, manualidades y danza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos