Vive el verano con salud... y sin riesgos

Vive el verano con salud... y sin riesgos

Salud lanza una campaña para prevenir «los riesgos de la época estival»

LA RIOJA

La campaña «Vive el verano con salud» busca prevenir y mitigar los riesgos de la época estival, en especial en mayores, niños y enfermos crónicos, para lo que se han diseñado diversas acciones, como la distribución de 15.000 abanicos con información.

La consejera de Salud, María Martín; el director general de Salud Pública, Juan Ramón Rábade; y la jefe del Servicio de Epidemiología, Eva Martínez Ochoa, han presentado hoy esta campaña en una rueda informativa, en la que han indicado que el paso uno de junio se activó el plan de alerta, prevención y control del exceso de temperatura, que se desarrollará hasta el quince de septiembre.

La campaña, que también se puede consultar en www.riojasalud.es y en las redes sociales, incide en la importancia de la protección solar, la conservación y el consumo de alimentos, la hidratación, la fotosensibilidad de los medicamentos, el cuidado ante el calor y la prevención de accidentes en lugares de baño y ocio, entre otros contenidos, ha relatado Martín.

«El verano es una época especial, llena de momentos de diversión y descanso, pero también con algunos riesgos, ante los que debemos tomar precauciones para cuidar nuestra salud y seguir disfrutando de este periodo con las máximas garantías», ha subrayado la consejera.

La campaña aglutina todas las acciones puestas en marcha para sensibilizar a la población sobre el cuidado de la salud en la época estival, con especial incidencia en la prevención de los efectos negativos que el calor excesivo puede tener sobre la salud de los riojanos, especialmente en los grupos de riesgo o más vulnerables y las personas que trabajan o realizan esfuerzos al aire libre.

Para ello, se han elaborado 400 carteles con el lema general de la campaña, que se colocarán en centros de salud, hospitales, farmacias, asociaciones socio-recreativas y lugares de recreo y ocio; y 15.000 abanicos con información, dirigidos a las personas mayores y que se distribuirán en residencias, asociaciones, centros de participación activa de mayores y centros de salud.

La acción «Protégete del sol» trata de concienciar sobre tomar el sol de forma responsable, elegir las horas más apropiadas para exponerse, proteger la piel con crema de protección solar media-alta independientemente del tipo de piel, hidratarse con frecuencia y la utilización de gafas, gorras, viseras, ropas ligeras y cualquier otro elemento que nos proteja del sol.

Además, incide en la importancia de una alimentación adecuada, especialmente por medio del consumo de frutas y verduras, evitar las comidas copiosas y de digestión lenta, consumir los alimentos recién cocinados y conservarlos en el frigorífico.

Respecto a la realización de actividad física, la campaña recomienda evitar las actividades en el exterior durante las horas centrales del día; a lo que ha sumado la necesidad de beber agua sin esperar a tener a tener sed, usar ropa apropiada, ligera y de colores claros; y sombreros y gorras para protegerse del sol.

Temperaturas

Por su parte, Rábade ha detallado que la Consejería ya ha activado el plan de alerta, prevención y control de los efectos del exceso de temperaturas sobre la salud en La Rioja y ha detallado que la temperatura umbral, en el caso de la comunidad, es de 36 grados de máxima y 18 de mínima.

Sus datos indican que, durante el pasado verano, las temperaturas umbrales en La Rioja se superaron durante cinco jornadas: los días 14, 19 y 22 de junio, con nivel uno e índice uno; y el 3 y 4 de agosto, con nivel uno e índice dos, que está establecido como riesgo bajo para la salud de la población.

Ha dicho que hubo cinco personas que requirieron un ingreso hospitalario a causa del calor y el número de personas atendidas en atención especializada fue de siete; mientras que Atención Primaria se registraron medio centenar de episodios relacionados con las temperaturas elevadas.

El periodo comprendido entre el 10 y 25 de junio de 2017 concentró un gran porcentaje de episodios, tanto en Atención Primaria, con 29 casos, lo que supone un 58 %, como en Especializada, con siete casos, un 46 %, según Rábade, quien ha indicado que, en esos quince días, se activó el plan en tres ocasiones: dos de nivel uno e índice uno y otra de nivel uno e índice dos.

La estrategia del plan incluye un apartado de información y prevención y otro de vigilancia permanente de los indicadores sanitarios y meteorológicos que se consideran más sensibles y, según Martínez Ochoa, durante el período de vigilancia y alerta, se registran diariamente las temperaturas máximas y mínimas medias y la predicción de la ocurrencia de un exceso de temperaturas.

Cuando la predicción de temperaturas active el nivel de alerta uno, dos o tres, esta es remitida a los servicios sanitarios y sociales y, además, se registran diariamente los indicadores de la demanda asistencial sanitaria relacionados con el exceso de temperaturas.

En el agua, control

Respecto al control de aguas de uso recreativo, Rábade ha indicado que la temporada de baño se extiende desde junio a septiembre y la temporada pasada se inspeccionaron 102, de las que 37 estaban en La Rioja Centro, 26 en La Rioja Baja y 39 en La Rioja Alta.

De las 119 visitas de inspección efectuadas en 2017, el 38 % resultaron, en términos generales, conformes; el 55 % detectó algún tipo de deficiencia y se remitieron, para su corrección, 27 notificaciones de infracción.

En relación a las aguas recreativas naturales, se controla el embalse González Lacasa entre mediados de junio y principios de septiembre y, en los últimos años, la calidad del agua de la zona de baño es «excelente», lo que permite reducir el número de muestreos de doce a ocho durante la temporada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos