El 14N, visto para sentencia

Pablo Alberdi y Jorge Merino, a la salida de los juzgados/Justo Rodriguez
Pablo Alberdi y Jorge Merino, a la salida de los juzgados / Justo Rodriguez

La Fiscalía rebaja en un año la petición de cárcel para Pablo Alberdi, en un juicio que ha terminado entre lágrimas de los acusados y aplausos de sus familiares

María José Lumbreras | efe
MARÍA JOSÉ LUMBRERAS | EFELogroño

Finaliza el juicio del 14N. Tras tres sesiones, esta mañana estaba reservada para la lectura de las conclusiones de las partes, tanto la Fiscalía como la Abogacía del estado como las defensas.

No ha habido grandes novedades en los alegatos. La mayor atañe a Pablo Alberdi, a quien el Fiscal ha rebajado la petición de pena: de 6 años y nueve meses a 5 años y nueve meses, al entender que no existe un delito de lesiones, sino solo una falta, aunque se le mantiene la indemnización.

También ha cambiado el relato de los hechos de la Fiscalía: ahora se incluye que golpeó con una pancarta a un agente, y los improperios que, supuestamente, gritó desde dentro de la furgoneta aunque las defensas han protestado por la inclusión de nuevos hechos que no eran el objeto inicial de la acusación.

Tras la lectura de los informes de conclusiones de definitivas por las partes, ha quedado visto para sentencia el juicio contra estos dos sindicalistas de la CNT, por unos incidentes ocurridos en Logroño tras la manifestación de la huelga general del 14 de noviembre de 2012, el único similar que quedaba pendiente en España.

Un final entre lágrimas

Al finalizar la tercera sesión del juicio, en el que las defensas de los dos acusados han pedido para ambos su absolución, han aplaudido muy emocionados los familiares y amigos de Alberdi y Merino que han asistido como público, entre ellos, la abogada laboralista Cristina Almeida.

Alberdi y Merino, quienes durante todas las sesiones se han apoyado mucho entre sí desde el banquillo con gestos de afecto, se han abrazado entre lágrimas al concluir la vista.

Aunque Alberdi no ha querido hablar, su compañero ha dicho en la sala que «han sido años muy duros», durante los cuales tenían que acudir a firmar al Juzgado cada quince días, y durante tres años la Fiscalía le llegó a pedir una pena de nueve años de cárcel.

«Me siento totalmente representado por los dos abogados que nos han defendido con toda veracidad, no tengo nada más que decir, ellos lo han dicho todo», ha concluido.

Como en las otras dos jornadas del juicio, en la salida del Palacio de Justicia había un grupo de personas para mostrarles su apoyo, en un acto organizado por la plataforma Stop Represión, un colectivo constituido en 2013 para acompañarles en este proceso.

Conclusiones

En su informe de conclusiones, el fiscal ha asegurado que ambos «formaban parte de un grupo organizado que realizó una acción para alterar el orden público y perjudicar la paz social».

En esos incidentes, ha constatado que hubo «una acción violenta y continuada» por parte de un grupo de manifestantes, que provocó una respuesta, «la prevista y esperada», que era la carga de la Policía Nacional.

Aunque Merino reconoció que se marchó a trabajar antes de que comenzaran los altercados, «no solo conocía que se iban a producir, los había propiciado», según el fiscal, porque una agente de información y un testigo oyeron que decía por el megáfono «huelga, boicot y sabotaje» y que llamaba a realizar «una escalada en la tensión social».

El fiscal ha modificado su acusación inicial, en la que sostenía que Alberdi arrojó un globo de pintura rosa al jefe policial, objeto que ha cambiado por la pancarta de cartón y ha incorporado al relato de los hechos que amenazó e insultó a los agentes durante su traslado a la comisaría y en su estancia en los calabozos.

El abogado del Estado ha recalcado que en los incidentes se cometió un delito de desórdenes públicos «grupal, organizado y movido con el propósito de alterar la paz pública, con daños a propiedades y lesiones a personas».

Según su relato, Alberdi resistió «activamente» su detención, lanzó las manos hacia los agentes y no va caminando hasta el coche policial, «es arrastrado, eso es resistencia pasiva».

La defensa

Por su parte, el abogado de Alberdi ha criticado que los hechos juzgados están «sobredimensionados» y ha pedido que se aplique la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas por el tiempo transcurrido, ya que en 2013 todas diligencias estaban hechas, salvo una testifical.

Ha agradecido a la jueza su «flexibilidad en los interrogatorios», ha respaldado a la letrada del otro acusado la «presión» que ha soportado y ha mostrado su apoyo a los procesados, porque una acusación así «mediatiza la vida familiar, social y laboral, con eso van a cargar, aunque les absuelvan».

«Por mucha solidaridad y apoyo social» que hayan tenido estos años, se les ha acusado de «unos hechos que no han sucedido», por ello no aceptaron el acuerdo de la Fiscalía -lo que sí hizo un tercer acusado-, «por una cuestión de dignidad».

En sus conclusiones definitivas, este letrado ha insistido en que este ha sido «un juicio al revés, las defensas han tenido que demostrar que sus clientes no han hecho nada, cuando es la acusación la que tiene que acreditar que han cometido estos delitos».

«Quién inició el desorden público fue la Policía y ahora quieren meter a Alberdi en la cárcel con falsedades», ha recalcado.

Debido al «estrés» de esa noche, el jefe del dispositivo policial declaró que llegó a confundir un cartón con un globo de pintura rosa -con el que supuestamente le agredió Alberdi, según el atestado inicial y el escrito de acusación-, «ni que se hubiera tomado un tripi», ha ironizado el abogado.

La letrada de Jorge Merino ha dicho hoy que en el juicio se ha acreditado que había una «persecución» de la Policía hacía los sindicalistas de la CNT.

«La consigna de los afiliados de la CNT en todo momento era mantener la calma», ha asegurado la letrada, por lo que Merino recordó dos veces que la manifestación era un acto pacífic

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos