Vino de raíz familiar

La familia Muga, con el patriarca Isaac a la cabeza, con autoridades y miembros de Aref. :: F. D./
La familia Muga, con el patriarca Isaac a la cabeza, con autoridades y miembros de Aref. :: F. D.

Bodegas Muga recogió el Premio a la Empresa Familiar del 2017

FÉLIX DOMÍNGUEZ

Las instalaciones de la fábrica de jamones y embutidos Hijo de José Martínez Somalo, en Baños de Río Tobía, acogieron ayer la entrega del Premio a la Empresa Familiar del Año 2017, a la jarrera Bodegas Muga, una firma cercana al siglo de vida y que representa la calidad en los caldos riojanos.

En una de sus naves y con los jamones curándose como telón de fondo, comenzó el acto que abrió la artista gallega Didi Rodan, quien con un simple montón de arena y sus manos, ejecutó en directo su obra de arte en la que no faltaron las alusiones al concepto de empresa familiar ni a los organizadores: la Asociación Riojana de la Empresa Familiar (Aref), así como al anfitrión y, por supuesto, a la familia galardonada.

Ya en el turno de alocuciones, el presidente de Aref, Román Palacios, comenzó glosando las virtudes de las empresas familiares riojanas, y poniendo de manifiesto la importancia de las mismas en el tejido industrial de la comunidad autónoma, haciendo hincapié en el incremento en el número de socios, dando la bienvenida a los últimos en adherirse, «con los que sumamos ya 47, lo que supone más del 12 % del PIB de La Rioja».

Leonor González Menorca hizo entrega del premio a Isaac Muga

Antes de cerrar su intervención, Palacios hizo un somero repaso por la historia de la familia Muga y su bodega, «desde que Isaac Muga y Aurora Caño, en el año 1932, pusieron en marcha el negocio en la calle Mayor de Haro, que a base de mucho trabajo y empeño ha llegado a lo que es ahora».

A continuación, la consejera de Desarrollo Económico e Innovación del Gobierno de La Rioja, Leonor González Menorca, hizo entrega del galardón al patriarca de la firma vinícola, Isaac Muga Caño, quien lo recogió emocionado junto a su sobrino Manuel, que acto seguido se ocupó de agradecer la distinción.

Arrancó señalando que acogían el premio «como un reconocimiento de la trayectoria, el esfuerzo, la perseverancia y el compromiso de varias generaciones», refiriéndose no sólo a «a las dos primeras generaciones familiares que fueron las que trabajaron más duro para lograr lo que hasta ahora tenemos», sino, también, «a los trabajadores tan fieles y leales que hemos tenido y tenemos, algunos de los cuales han estado con nosotros desde los comienzos».

Para cerrar el acto, tomó la palabra González Menorca, quien tras felicitar a la familia galardonada, subrayó la labor de la empresa familiar, no sólo a nivel económico, sino también, «por la cantidad de lugares a los que lleváis la palabra Rioja con vuestros productos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos