Viajera precoz

Matilda Ortega, en la localidad de Letterkenny (Irlanda). :: /L.R.
Matilda Ortega, en la localidad de Letterkenny (Irlanda). :: / L.R.

Matilda Ortega Estudiante de la ESO en Letterkenny (Irlanda)

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNLogroño

Es normal leer en esta última página las aventuras de jóvenes riojanos repartidos por todos los rincones del mundo. Lo que hace singular la historia de Matilda Ortega Álvarez es su edad.

Y es que esta estudiante de segundo de la ESO cuenta con tan solo 13 años y lleva desde septiembre del pasado año viviendo en Letterkenny, una ciudad con cerca de 20.000 habitantes en la parte más septentrional de la República de Irlanda. En el mes de agosto, Matilda se despidió de sus padres y de su hermano y emprendió una aventura que le está «gustando mucho».

Esta joven riojana está viviendo con una familia, George y Katrina, que tienen dos hijas, Ciara y Erin, que no coinciden en clase con Matilda. «Son muy agradables y me entiendo bien con ellos. Al final te acabas acostumbrando a su acento», reconoce la estudiante riojana para la que el idioma «no ha sido una barrera ni un problema».

El día a día de Matilda no tiene muchas sorpresas y es que termina el instituto a las cuatro de la tarde «y no da tiempo para mucho más». Una de las cosas que más ha sorprendido a la joven estudiante es cómo ocupan el tiempo libre los vecinos de Letterkenny: «Aquí no van al parque a pasar el rato, como mucho se juntan cuatro vecinos en sus casas». «El estilo de vida -prosigue- es muy diferente en general. A mí me gusta más la de España».

«El huracán Ophelia fue una experiencia impactante para una recién llegada como yo»

Matilda disfrutó de unos días en familia, en Logroño, durante las vacaciones de Navidad pero a continuación volvió a Irlanda para terminar sus estudios, allá por el mes de junio.

A sus 13 años, la sinceridad brota de la boca de Matilda cuando se le pregunta por lo que más añora: «¡La comida!». «Lo que más echo de menos es la comida española, sobre todo el embutido. Aquí comen mucha patata y todo lo cocinan con patata».

Las nuevas tecnologías han ayudado a Matilda a soportar la distancia con su familia y amistades. «Ahora con el Skype, el WhatssApp y demás no nos falta comunicación. Además George y Katrina se preocupan de que siempre esté en contacto con mi familia», explica la joven estudiante riojana.

La llegada de Matilda a Letterkenny no fue sencilla. Y es que a las pocas semanas de estar allí el país se vio sacudido por el huracán Ophelia (la foto que ilustra este reportaje se hizo el día anterior). «El huracán hizo estragos en la costa aunque en la ciudad no lo sufrimos tanto, pero fue una experiencia impactante para una recién llegada», recuerda Matilda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos