Las ventas de coches a particulares caen en La Rioja en el primer año sin el Plan PIVE

SONIA TERCERO

La matriculación de automóviles ha crecido en el primer semestre el 3,69%, pero sólo gracias a la demanda de las empresas riojanas

Javier Ezquerro
JAVIER EZQUERROLogroño

El sector riojano de ventas de automóviles sigue creciendo este año como demuestran los últimos datos de las matriculaciones cuando se cumple casi un año desde que concluyera el Plan PIVE de incentivos a la compra. El diagnóstico, sin embargo, no es tan favorable cuando se enfoca al detalle la estadística y se comprueba que la demanda está sostenida únicamente por las empresas riojanas y no por los particulares, segmento éste último donde han bajado las matriculaciones en el primer semestre del año.

El cómputo global entre enero y junio del 2017 muestra que se han matriculado en nuestra región 2.670 vehículos, 95 más que en el mismo periodo del año anterior, lo que representa un alza del 3,69%. Así, en bruto, la cifra es positiva, aunque queda matizada al comprobar que la variación no llega al 7,1% de aumento registrado de media en España en el mismo intervalo temporal. Lo dice el último boletín estadístico facilitado por los fabricantes y vendedores de coches (ANFAC, Faconauto y Ganvam), que permite hacer además otras lecturas.

Si el foco se acerca todavía más a los números se comprueba que hay otras dificultades en un mercado que no acaba de despegar de manera definitiva. El registro de matriculaciones revela, por ejemplo, que el crecimiento de las ventas en La Rioja obedece exclusivamente al segmento de los automóviles del canal empresa, que ha contabilizado 862 matriculaciones en el semestre, el 20% más que en igual intervalo del 2016.

No puede decirse lo mismo del epígrafe de particulares, que sigue sin repuntar con un acumulado hasta junio de 1.806 unidades, el 3% menos que hace un año. La evolución solo durante el último mes de junio no hace sino confirmar también esa tendencia, con un repunte del 30,1% en empresas y un retroceso del 6,7% en turismos de propiedad particular.

Con estos datos sobre la mesa, es fácil llegar a la conclusión de que el final del Plan PIVE está teniendo su incidencia en el bolsillo y el ánimo de compra de los riojanos, ya que durante los cinco años (2012-2016) de vigencia de estas ayudas las ventas en este canal no dejaron de crecer. Esa tendencia se ha roto, sin embargo, en el 2017 como demuestran los registros del primer semestre transcurrido sin el respaldo de los fondos que aportaba el PIVE.

La falta de pujanza del mercado riojano de venta a conductores privados es incluso más pronunciada en La Rioja que en España, en donde este segmento ha crecido poco (el 2,4%) pero mantiene cifras positivas respecto a la primera mitad del 2016. Aun así, fabricantes y vendedores consideran en un análisis general que las cifras «muestran la tendencia al estancamiento detectada desde octubre del año pasado, cuando ya no estaban en vigor los planes de estímulo para el cambio de coche achatarrando uno viejo».

En línea con este planteamiento, el sector «echa en falta una mayor cifra de matriculaciones por parte de los clientes particulares, factor esencial para el necesario rejuvenecimiento de un parque circulante que alcanza ya una elevada edad media: doce años al cierre del año 2016».

Fotos

Vídeos