«En Venezuela están sobreviviendo»

De izquierda a derecha, José González, Margarita Araiz y Juancho Parra, tres venezolanos residentes en La Rioja, caminan por una calle de Logroño
De izquierda a derecha, José González, Margarita Araiz y Juancho Parra, tres venezolanos residentes en La Rioja, caminan por una calle de Logroño / Justo Rodriguez

Tres venezolanos residentes en La Rioja opinan sobre lo que consideran abiertamente una «dictadura» | «La situación es peor de lo que se cuenta, aunque hay muy buena cobertura», coinciden en pensar desde la distancia sobre el conflicto en su país natal

DIEGO MARÍN A.LOGROÑO.

La situación de Venezuela es preocupante dentro y fuera del país sudamericano. En La Rioja residen unos 200 venezolanos y las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente del pasado domingo parecen haber sido la gota que colma el vaso. Unas imágenes difundidas por las televisiones muestran cómo el propio carné de la patria de Nicolás Maduro era inválido para la votación. La paciencia se agota al mismo tiempo que se incrementa la indignación, incluso con un océano de por medio.

Juancho Parra nació en Caracas hace 55 años pero va a cumplir seis residiendo en Logroño, donde es empresario. «Me fui por la inseguridad que había en Venezuela (en aquella época había 21.000 homicidios al año). El Gobierno cerró las empresas que tenía yo allí e inició una persecución que aceleró el proceso de mi traslado a acá», recuerda. Para Juancho no hay medias tintas, lo del domingo fue «un fraude anticonstitucional absoluto». «Chávez, en su mejor momento, sacó ocho millones de votos, y Maduro dice que ha sacado ahora siete... Es imposible», opina Juancho.

Leer más

Para este venezolano afincado en Logroño el proceso electoral ha sido irregular porque, entre otras cosas, «se podía votar en cualquier mesa», pero también porque «han presionado y coaccionado a los empleados públicos para que fueran a votar». Así, Parra piensa que el porcentaje de votantes no llegaría al 12% (ni 2.000.000 votos emitidos), por lo que considera que en su país natal lo que hay es una dictadura encubierta. «Un cómico venezolano decía que antes, con Chávez, teníamos una 'dictalenta' y ahora, con Maduro, una dictadura», declara Parra, y añade: «Es una dictadura formada desde hace meses pero que ha dado su última estocada ahora».

«Al menos los demás países ya no reconocen a Maduro como presidente sino que le tratan ya como dictador» juancho Parra, 55 años, empresario

La opinión de su compatriota Margarita Araiz es similar, quizá y en parte porque pertenece a la misma generación. Ella tiene 52 años y suma diez viviendo en Logroño, dedicándose a labores administrativas y dirigiendo un negocio propio junto a su hermana.

«Fui agredida por las hordas chavistas hasta que un día fui atacada estando con mis hijos y le dije a mi marido: «Hasta ahí llegué», recuerda. Entonces metieron «toda una vida en dos baúles» y cambiaron de país. Desde entonces Margarita asegura que la situación en Venezuela está «peor, pero peor peor, ni pizca de comparación».

Para Margarita tampoco hay dudas: «Aquello es una dictadura, como dicen aquí, 'a calzón quitao'. Antes era una 'dictablanda' porque no era tan descarado, pero ahora han violado la Constitución». En Venezuela el pueblo ha salido a la calle pero, para ella, el motivo no ha sido la Constituyente sino «sacar al Gobierno, lo que hay es una ingobernabilidad, por lo que llevan cientos de días protestando».

Visto así, el conflicto puede desembocar en una guerra civil. «Desafortunadamente, son los jóvenes, la mejor generación que ha dado Venezuela, los que están saliendo a luchar sin armas, sólo con su dignidad y su fe, todos van con un rosario», apunta Margarita.

«Aquello es una dictadura, como dicen aquí, 'a calzón quitao'. Antes no era tan descarado» Margarita Araiz, 52 años, administrativa

En este mismo sentido, Juancho Parra también cree que la situación «podría desembocar en una guerra civil porque ellos no se van a ir». «García Margallo decía que no es tal sino una matanza porque la diferencia de armas es brutal y en las guerras suele ser pareja», subraya, y añade que, «dentro de lo malo, y de la represión, al menos los demás países ya no reconocen a Maduro como presidente sino que le tratan ya, directamente, como dictador».

"Reina la violencia"

José González forma parte de otra generación, tiene 32 años y apenas lleva cinco meses en España. Él también fundó una empresa y consideró que la situación era insostenible en Venezuela, así que se casó y se marchó. «Ahora tengo a toda mi familia disgregada por el mundo por la profunda crisis que hay», desvela. Aquí aún está buscando empleo.

«En Venezuela reina la violencia, es inseguro salir de casa», afirma José. Él conoce a algunos de los jóvenes que luchan contra el Gobierno de Maduro: «Tengo compañeros arriesgando la vida en la resistencia. Carlos Graffe [dirigente de Voluntad Popular], a quien lo metieron preso de la noche a la mañana por motivos políticos hace dos semanas, estudió conmigo en el colegio, en mi misma clase», cuenta José.

«En Venezuela reina la violencia. Tengo compañeros arriesgando la vida en la resistencia» José González, 32 años, desempleado

La opinión general sobre la información que llega de Venezuela es que «la situación está peor de lo que se cuenta, aunque hay muy buena cobertura», asegura Parra. «Hay escasez de medicamentos, hay hambre... Desde que están Chávez y Maduro en el poder ha habido más de 300.000 muertos, ¡eso es acabar con La Rioja! En Venezuela estamos sobreviviendo, y lo que queremos es vivir», advierte Juancho Parra.

Fotos

Vídeos