La UNIR insiste en que no compite con la UR y en que ambas «son complementarias»

Imagen tomada ayer de la sede de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR). :: / Antonio Díaz Uriel

Tras la iniciativa de vetar cualquier colaboración institucional se esconde la voluntad del campus público de «desacreditar nuestra actividad», apunta la privada

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

La Universidad Internacional de La Rioja «lamenta la decisión de la UR de romper relaciones». Así se expresaron ayer desde la UNIR un día después de que el claustro de la universidad pública aprobara un documento que recoge su posición de no colaboración institucional con la universidad privada. Entienden que es un acto que «no tiene precedente conocido en España» y esta de falta de entendimiento «no ayudará a mejorar el nivel investigador y académico en nuestra comunidad», matizan.

En su opinión, lo mejor para La Rioja sería emprender proyectos comunes que redunden en éxitos, máxime cuando insisten en que ambas instituciones no son competencia, pese a «que nos ven como competencia desleal», sino «universidades complementarias», apuntan.

Detrás de la iniciativa de la UR, la UNIR, en un comunicado remitido a petición de este diario, cree que se esconde, por un lado, la voluntad de «desacreditar nuestra actividad», que «cuenta con todas las garantías legales y de calidad» y, por otro, «el intento de limitar el derecho de los profesores de la universidad pública a ampliar su desarrollo académico prohibiéndoles su colaboración en cualquier proyecto de la UNIR».

«Es una pretensión sin precedentes en la universidad española, sumamente injusta» DOCUMENTO UR

Se trataría, añaden, de una pretensión «sin precedentes» en la universidad española, «sumamente injusta» y que «atenta directamente contra la libertad de los docentes» que, a su entender, verán limitado el desarrollo de su carrera profesional e investigadora más allá de la Ley de Incompatibilidades.

«Nunca hemos asumido un compromiso verbal o escrito para no impartir títulos coincidentes» OFERTA ACADÉMICA

Niegan «terminantemente» que la UNIR haya asumido ningún compromiso verbal o escrito para no impartir títulos coincidentes con los que se ofrecen en la UR. Y en cuanto a la denominación, Universidad Internacional de La Rioja, aseguran estar «agradecidos y orgullosos de que los riojanos, a través de su Parlamento, nos hayan permitido llevar el nombre de La Rioja no sólo a todos los pueblos de España, sino a muchos países latinoamericanos». Entre ellos citan a México y Colombia, donde UNIR tiene universidad propia, y otros como Ecuador, Bolivia, Argentina, Perú y Paraguay, donde el nombre de La Rioja «se asocia ya a progreso, educación de calidad y prestigio».

«Estamos orgullosos de que los riojanos, a través de su Parlamento, nos hayan permitido llevar el nombre de La Rioja» DENOMINACIÓN

En cuanto a las confusiones que se podrían producir por los nombres de las dos instituciones no entienden que este hecho «vaya a constituir un problema en La Rioja», sobre todo, cuando no lo es en otras regiones comparables como Murcia o Navarra.

«Nuestro reto es seguir creando empleo en esta comunidad» OBJETIVOS

Insisten en la complementariedad de los dos campus y «tenemos la oportunidad de demostrarlo», dicen, por un lado «haciendo más accesible la universidad para los alumnos riojanos y, por otro, internacionalizando el nombre de La Rioja con un proyecto de excelencia académica como es UNIR», que, de acuerdo con sus datos, ya tiene 27.000 alumnos, de los cuales 15.000 son iberoamericanos. El reto del campus 'online' es, añaden, «seguir creando empleo en La Rioja -hoy, 1.318 empleados son riojanos- e innovando para responder a las demandas de la sociedad».

Fotos

Vídeos