Tres operaciones contra la yihad en suelo riojano desde el año 2015

Registro en el locutorio de avenida de Navarra en el 2003.
Registro en el locutorio de avenida de Navarra en el 2003. / Efe

En el 2003 fue detenido en Logroño un pakistaní acusado de colaborar en la financiación de un atentado en Túnez que se saldó con 22 muertos

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZ

La yihad también ha hecho escala en La Rioja. En los últimos quince años el terrorismo islamista ha recibido tres golpes en territorio riojano ejecutados por la Guardia Civil y la Policía Nacional que se cerraron con otros tantos detenidos en Tudelilla, Logroño y Calahorra.

Abdelkrim Hammad, alias 'Aldelnassa', fue el primero en caer. Lo hizo en Tudelilla en diciembre del 2002, hasta donde había llegado huyendo de Francia un año antes. Se refugió en un viejo casón semiabandonado de tres plantas situado en la calle Cantón de la localidad riojabajeña, en donde fue detenido.

Interior apuntó que 'Aldelnassa', que había sido muyahidín en Afganistán, Bosnia y Kosovo, era un «terrorista muy peligroso, experto en explosivos». Se había formado en los campos terroristas de Osama Bin Laden y desarrollaba funciones de reclutamiento en el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, embrión de Al Qaeda del Magreb Islámico y creado a instancias del propio Bin Laden. En su domicilio aparecieron armas y vídeos relacionados con actividades terroristas. Fue extraditado a Argelia en noviembre del 2005.

En Tudelilla fue localizado un argelino que se había formado en los campos afganos de Bin Laden

El segundo golpe fue casi inmediato. El 7 de marzo del 2003, apenas un trimestre después de la caída de 'Aldelnassa', agentes de la Guardia Civil detenían en el corazón de Logroño a Ahmed Rukshar acusado de colaborar en la financiación de Al Qaeda. Rukshar dejó las vacas que criaba en Gujrat (Pakistán) para emigrar a España. Vendió rosas en la noche logroñesa y vendimió antes de regentar un locutorio (New Lagpal) en avenida de Navarra. Desde allí, pese a su analfabetismo, se convirtió en uno de los agentes hawala -oscuro sistema de envió de dinero de la comunidad pakistaní y muchas veces empleada para financiar organizaciones terroristas- más importantes de la zona norte. En menos de un mes envió al menos 600.000 euros a Pakistán. Una parte de esa cantidad acabó en manos de Al Qaeda y sirvió para comprar y enviar a Túnez el camión que, cargado de explosivos y conducido por un suicida, se estrelló contra una sinagoga en Yerba provocando la muerte a 22 turistas. En mayo del 2006 fue condenado por colaboración con organización terrorista a cinco años de prisión.

La tercera parada de la yihad en La Rioja volvió a recalar en La Rioja Baja, una zona (junto a la Ribera navarra) a la que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado prestan especial atención en cuestiones de proselitismo islámico. Amine Bouyardane fue detenido en la madrugada del pasado 26 de octubre en la calle Sol de Calahorra acusado de hacer proselitismo del Daesh y de sus atentados en Europa y de haber participado en Pamplona en reuniones de adoctrinamiento del Estado Islámico. Poco antes de su detención Bouyardane mostró en redes sociales su apoyo explícito a los atentados reivindicados por el ISIS en París.

Fotos

Vídeos