Tres menores provocaron la explosión de la casa de Nalda al 'cocinar' aceite de marihuana

La explosión causó graves daños en la vivienda de Nalda. :: g.c.
/
La explosión causó graves daños en la vivienda de Nalda. :: g.c.

Los detenidos, que resultaron heridos, habían liberado gran cantidad de butano en la cocina para obtener una sustancia que es siete veces más fuerte que la propia planta

LUIS J. RUIZ LOGROÑO.

Cuando el pasado 9 de octubre explotó una vivienda en la calle Arrabal de la localidad de Nalda, ninguna de las posibles causas que barajó la Guardia Civil como origen de la potente deflagración cuadraba con el concepto tradicional de accidente. Detrás de una explosión tan fuerte, que hirió a tres jóvenes de entre 16 y 17 años, tenía que haber algo más. Y lo había. La investigación que ha desarrollado el equipo de desactivación de explosivos y el laboratorio de criminalística de la Benemérita ha permitido descubrir que los tres menores estaban tratando de extraer y purgar aceite de marihuana -una sustancia considerada la más potente de las derivadas del cannabis (hasta 7 veces más fuerte que un cigarro de marihuana)- mediante el procedimiento denominado BHO (Butane Hash Oil).

Fue el particular método que se sigue para la extracción de ese aceite el que, a la postre, provocó la explosión. El primer paso para obtener ese aceite consiste en introducir en un tubo (una probeta o similar) una gran cantidad de marihuana prensada. En la boca del tubo se adapta un filtro de papel [similar a los que emplean algunas cafeteras de goteo] para evitar que caigan restos de marihuana y a través de una pequeña perforación situada en el extremo contrario de la probeta o tubo se inyecta el butano en el interior. El gas licuado, al entrar en contacto con la marihuana, extrae el principio activo de la marihuana y tras pasar por el filtro, se logra un brebaje amarillento que posteriormente se trata.

Cuándo
El pasado 9 de octubre, hacia las 16.30 horas.
Dónde
En una vivienda de la calle Arrabal de Nalda.
Las causas
Los tres menores de edad heridos estaban tratando de extraer aceite de marihuana. Para ello liberaron en el interior de la vivienda gran cantidad de gas butano que acabó provocando una gran deflagración.

Pues bien. En esa primera fase, sostiene la Guardia Civil de La Rioja en la nota de prensa en la que ha informado del cierre de la investigación, los jóvenes manipularon de manera imprudente el butano lo que «generó una atmósfera explosiva en la cocina que derivó en una detonación y posterior deflagración». Sostienen que la fuente que provocó la explosión pudo ser bien la vitrocerámica de la cocina en la que 'cocinaban' ese aceite, bien las chispa causadas por alguno de los tres menores al encender un mechero.

La Benemérita alerta de la peligrosidad de este proceso y recuerda que el pasado mes de julio un hombre de 36 años de edad perdió la vida en Murcia en un accidente similar en el que explotó la vivienda en la que manipulaba el gas.

Durante el registro del inmueble los agentes de la Guardia Civil localizaron e intervinieron botes de cristal repletos de cogollos de marihuana, cinco cargadores de gas butano de 300 mililitros cada uno, extractos de resina, además de cazos y cazuelas, útiles empleados habitualmente para la extracción del aceite cannábico.

Los agentes del EDOA de la Guardia Civil procedieron a detener a los tres jóvenes antes de ponerlos a disposición de la fiscalía de menores como presuntos autores de un delito contra la salud pública por elaboración de sustancias estupefacientes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos