«La trazabilidad y la seguridad están garantizadas»

Julián Somalo. :: l.r./
Julián Somalo. :: l.r.

«Las granjas porcinas de La Rioja cuentan con las medidas preventivas que exige la legislación» Julián Somalo Colegio de Veterinarios

P.G.M. LOGROÑO.

«La trazabilidad y la seguridad alimentaria están garantizadas en el sector porcino en España y en La Rioja desde la granja a la mesa», explica de forma rotunda Julián Somalo, presidente del Colegio de Veterinarios.

-¿Cómo son los controles?

-No sólo se vigila en el matadero sino que los veterinarios oficiales de las Oficinas Comarcales Agrarias realizan constantemente controles de agua y pienso. El porcino riojano y español cumple la legislación más exigente posiblemente de todo el mundo en materias como el bienestar animal o la seguridad alimentaria. Somos el segundo país productor de Europa, y eso no se consigue porque sí. Todas las granjas riojanas cuentan con medidas preventivas, no sólo sanitarias y encaminadas a evitar la propagación de enfermedades. Además, disponen de un sistema de retirada de cadáveres y control de purines para minimizar al máximo el impacto ambiental en todas sus actividades.

-¿Hay antibióticos en la carne de cerdo que consumimos?

-Existe un programa nacional de investigación de residuos por el que tomamos muestras de modo aleatorio sobre los lotes de cerdos que se sacrifican y en el que están incluidos los antibióticos. Se ha mejorado de modo muy sensible la utilización de antibióticos en el sector. Además, el empleo de sustancias prohibidas o no guardar los periodos de espera en aquellas autorizadas está considerado como delito penal, y eso es disuasorio a la hora de utilizar antibióticos no autorizados en la producción animal por parte de los ganaderos. En un tema tan sensible en la actualidad como son las 'antibiorresistencias' debemos ir juntos todo el sector, y los veterinarios somos un importante eslabón de esa cadena de seguridad. Ahora mismo se acaba de prohibir la colistina en los cerdos y el sector lo acata, aún cuando saben que el 'postdestete' es un punto crítico en esta producción ganadera y habitualmente era el producto que más se utilizaba.

-¿Como valora el programa de Jordi Évole?

-Me llamaron por teléfono para que lo viera y no podía salir de mi asombro: nada se ajustó a la realidad del sector. Aprovechó el impacto que tienen las alarmas sanitarias en la sociedad para lograr más audiencia. En todas las explotaciones ganaderas existe un 'lazareto' para recuperación de animales afectados de distintas patologías. Grabar un cerdo con una hernia abdominal y presentarlo como que eso es lo que comemos le descalifica totalmente. Ha costado mucho esfuerzo erradicar enfermedades que impedían el desarrollo de nuestras exportaciones, muchos vaciados sanitarios, mucho esfuerzo económico para que un programa desvirtúe intencionadamente un sector que es uno de los motores de la economía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos