«Los transmisores de enfermedades infecciosas viajan hoy en avión, en barco o por la autopista»

El doctor Oteo, en su despacho del Centro de Rickettsiosis y Enfermedades Transmitidas por Artrópodos Vectores, en el CIBIR./Juan Marín
El doctor Oteo, en su despacho del Centro de Rickettsiosis y Enfermedades Transmitidas por Artrópodos Vectores, en el CIBIR. / Juan Marín
Director del Laboratorio de Patógenos Especiales

Recién reconocido como embajador de la sanidad española, el doctor José Antonio Oteo alerta de que el cambio climático va a provocar que aumenten o cambien las infecciones por artrópodos

Roberto G. Lastra
ROBERTO G. LASTRALogroño

Jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas y director del Laboratorio de Patógenos Especiales (Centro de Rickettsiosis y Enfermedades Transmitidas por Artrópodos Vectores) del CIBIR y de la Unidad de Investigación en VIH, José Antonio Oteo (Haro, 1960) acaba de ser elegido como uno de los 25 embajadores de la sanidad española por Diario Médico. Referente mundial en la investigación de las garrapatas, el doctor riojano alerta de los riesgos de la globalización y del cambio climático para la salud humana.

- ¿Qué supone este reconocimiento que viene, además, de la propia profesión?

- Para mí es un orgullo, pero también una responsabilidad. No me lo tomo como algo personal porque a día de hoy uno no hace las cosas solo, hay un equipo detrás, muchas personas que te ayudan a estar ahí, tú solo eres la cara de un equipo.

- Pese a sus muchas responsabilidades, han sido sus investigaciones sobre las garrapatas las que le han dado fama internacional. ¿Cuánto nos falta por saber de este parásito del que se acaba de encontrar un ejemplar con 105 millones de años?

- Nos falta muchísimo. Aunque hoy, con las técnicas de biología molecular, sabemos parte de los microorganismos que puede vehicular, la garrapata es un organismo muy curioso: en su saliva hay cantidad de componentes que tiene efectos anestésicos, anticoagulantes, hay neurotoxinas... Hay muchísimo que investigar porque es muy posible que muchos de esos componentes tengan efectos que todavía desconocemos y que pueden tener su aplicación en medicina, para diagnóstico o quién sabe si incluso con efectos terapéuticos.

- ¿Es esta la especie que más preocupa al Centro de Rickettsiosis de La Rioja?

- La garrapata es el vector más importante de enfermedades infecciosas en el mundo occidental y como tal, preocupa. La enfermedad de Lyme tiene gran morbilidad y aunque el espectro clínico lo conocemos bien, tenemos que profundizar mucho en esta enfermedad para poder diagnosticarla correctamente a todos los pacientes. Además, con las nuevas técnicas de estudio microbiológico estamos viendo que las garrapatas transmiten muchas otras enfermedades que desconocíamos. Pero hay otros artrópodos vectores, como los mosquitos, que son los más importantes a nivel del mundo y ahí tenemos la gran epidemia de zika, de dengue, de chikungunya, la reemergencia de la fiebre amarilla en ciertas zonas... Aquí en Europa, y en España, también tenemos los trombicúlidos y tampoco podemos olvidar a los piojos corporales, que han sido la gran amenaza y continúan siéndolo en zonas muy pobres, una especie que se dice que ha matado a más personas que todas las guerras juntas y sigue estando ahí. Las pulgas también pululan por todo el mundo y pueden transmitir enfermedades y hace poco ha habido un resurgimiento de la peste en Madagascar. Parece que en el siglo XXI estas enfermedades deberían estar superadas, pero siguen siendo aún una gran amenaza.

- Usted es también el jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas. ¿Por qué repuntan enfermedades que aquí parecían ya casi olvidadas como paperas, tuberculosis, tosferina, escarlatina...?

- Vivimos en un mundo globalizado y una población puede no estar inmunizada porque no ha recibido las vacunas o porque ha habido problemas con éstas, hay hábitos que favorecen esos repuntes... Hay muchos factores que intervienen.

- Como médico e investigador, ¿entiende a quienes condenan el uso de las vacunas?

- Yo soy muy respetuoso con todas las personas y opiniones, pero el movimiento antivacunas de verdad que no lo entiendo. Las vacunas han sido una de las grandes aportaciones que se han hecho a la Humanidad. Hasta hace unos cientos de años la viruela hacía estragos en la población, ¿cuántas personas han fallecido por polio o sufren secuelas? Es increíble que haya personas, algunos por egoísmo y otros porque piensan que es malo para la salud, que se opongan a las vacunas que son, sin duda, uno de los grandes avances y que, junto a la higienización, han salvado millones de vidas.

- Se dice que estamos perdiendo la batalla contra los virus y las bacterias. ¿Es así?

- Sí, el gran problema de salud pública en Europa ahora mismo es el desarrollo de resistencias a los antibióticos de uso común e incluso a los restringidos, a los de uso hospitalario. Hay que consumir menos, estamos consumiendo antibióticos que sólo son activos frente a bacterias para luchar contra virus y así lo único que se consigue es favorecer el desarrollo de resistencias. En nuestro intestino tenemos kilos de bacterias muy diversas, algunas sensibles a esos antibióticos, y éstas van a desarrollar resistencias y si luego provocan enfermedad no vamos a tener con qué combatirla. Este problema amenaza con matar a más personas que el cáncer; las predicciones para el 2050 dicen que morirá más gente por infecciones por bacterias resistentes que las que fallecen hoy por cáncer.

- ¿Es optimista de cara al futuro? ¿No puede empeorar todo con el cambio climático?

- Los efectos del cambio climático sobre la salud están por escribirse, son todo predicciones. Desde luego las infecciones por artrópodos vectores van a aumentar o van a cambiar. El calentamiento hace que se sientan mucho más cómodos, que sus ciclos biológicos se desarrollen antes o que artrópodos que no podían vivir aquí se adapten bien. Además, hoy en día los artrópodos vectores viajan en avión, en barco o en coche por las autopistas, como se ha visto con el mosquito tigre. ¿Qué va a pasar cuando una población que no ha estado expuesta a los microorganismos que transmiten esos artrópodos vectores porque estos no estaban presentes allí entre en contacto con ellos? Esa población, digamos virgen, va a ser muy susceptible y, desde luego, o se desarrollan vacunas... Si se desarrolla en Europa el dengue o el chikungunya o el zika y carecemos de una buena vacuna habría miles de afectados. Hay que invertir en investigación y recordar que cada ciudadano tiene su responsabilidad para seguir una serie de medidas preventivas, por ejemplo no dejar en primavera-verano platillos con agua donde pueda establecerse el mosquito tigre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos