Un trámite pendiente de Cs que se demorará hasta finales de enero

Acto de entrega del proyecto de Presupuestos a González. :: m.h./
Acto de entrega del proyecto de Presupuestos a González. :: m.h.

Mañana concluye el plazo para formalizar las enmiendas a la totalidad que dará paso a su debate y la posterior (o no) presentación de objeciones parciales

E. SÁENZ LOGROÑO.

El alambicado recorrido que están teniendo los Presupuestos de La Rioja para el 2018 sólo arroja una certeza: su aprobación no será posible para, como confió el Gobierno en su presentación, el 1 de enero y ser efectivos con el próximo ejercicio. Tras la aprobación el 15 de noviembre del proyecto de Ley por parte del Consejo de Gobierno, el titular de Hacienda, Alfonso Domínguez, le dio traslado a la presidenta del hemiciclo, Ana Lourdes González, entre las críticas del resto de la oposición por el hecho de que aún no se hubieran consensuado las Cuentas del propio Parlamento que deben sufragarse desde el regional. El malestar se visualizó en el proceso de admisión a trámite de la Mesa, que contó con el voto a favor de los dos miembros del PP, el de Tomás Martínez Flaño (Cs) «por imperativo legal» y el rechazo de los socialistas Ricardo Velasco y Ana Santos.

El día 20 se publicó en el Boletín de la Cámara abriendo el plazo para la presentación de enmiendas a la totalidad hasta el 27. Sin embargo y de forma extraordinaria, la oposición solicitó una prórroga hasta el 7 de diciembre alegando que aún estaban en curso las comparecencias de los consejeros para explicar el gasto de sus departamentos. El máximo órgano de la Cámara aprobó la petición con la abstención del PP.

Llegada la fecha de mañana a las 10 horas en que ya estarán registradas tres enmiendas de la totalidad, hay establecido entre 7 y 15 días hábiles para celebrar su debate que tendría así lugar entre el 18 y el 28. En función de la posición de Cs -los dos ejercicios anteriores su abstención y el voto en contra del PP tumbaron las iniciativas de Podemos y PSOE, mientras este año la suya queda a expensas de las negociaciones con el Gobierno- su rechazo daría lugar a la formulación en diez días de alegaciones parciales para abordarlas en comisión y, con las que sigan vivas, llegar al debate final que apurando los plazos se celebraría en el último tramo de enero. También ahí será clave la postura de Cs. El rechazo a una sola sección de las Cuentas conllevaría devolverlas y prorrogar las del 2017 hasta llevar un nuevo proyecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos