Tráfico examinará de teoría por la tarde en mayo para recuperar la normalidad

Beatriz Zuñiga, jefa provincial de Tráfico de La Rioja, señala la pantalla de un ordenador en presencia del delegado del Gobierno. :: s. tercero/
Beatriz Zuñiga, jefa provincial de Tráfico de La Rioja, señala la pantalla de un ordenador en presencia del delegado del Gobierno. :: s. tercero

Inaugurada una nueva aula en la calle Pío XII, que cuenta con 20 puestos equipados con pantallas digitales para las pruebas

DIEGO MARÍN A. LOGROÑO.

La huelga de examinadores de Tráfico provocó a finales del 2017 un retraso de 2.315 personas que deseaban haberse presentado a las pruebas de obtención del permiso de conducir y no pudieron. El año pasado se realizaron 6.419 exámenes teóricos y 7.809 prácticas en La Rioja, de los que resultaron 3.179 permisos expedidos, 770 menos que el año anterior.

«A día de hoy, en la Jefatura Provincial de Tráfico de La Rioja, contamos con cuatro examinadores y la verdad es que quisiéramos contar con más», advirtió ayer Beatriz Zúñiga. La jefa provincial de Tráfico presentó, junto al delegado del Gobierno en La Rioja, Alberto Bretón, la nueva aula situada en el número 17 de la calle Pío XII y que servirá para realizar a partir de ahora las pruebas teóricas del examen de obtención del permiso de conducir.

Las instalaciones, de 67,7 metros cuadrados y en las que se han invertido 60.496 euros, cuentan con 20 puestos, incluido uno para discapacitados, ampliables a 25 (las anteriores de la calle Lope de Vega sólo contaban con 18) y todos equipados con pantallas digitales para poder realizar los exámenes.

LA FRASE Beatriz Zúñiga Jefa Provincial de Tráfico de La Rioja«El fin es contar con mayor capacidad de poder acoger los exámenes por ordenador»

Actualmente las pruebas teóricas cuentan con 30 preguntas, que se ofrecen en cada test de forma aleatoria entre 16.000 cuestiones posibles, siendo siempre distinto el examen al del resto, con la posibilidad de cometer sólo tres fallos para aprobar. A partir de ahora, y para intentar paliar el retraso existente, «en mayo los examinadores van a efectuar pruebas extras por la tarde para mejorar la frecuencia», explicó Beatriz Zúñiga, pasando antes del verano de una espera de quince días a una semana para poder volver a examinarse. «Así esperamos recuperar la normalidad», deseó Zúñiga.

Para Alberto Bretón, la inauguración de la nueva aula, «mucho más céntrica y en mejores condiciones», corresponde a «la constante de mejorar los servicios públicos y acercarlos a los ciudadanos». Para Zúñiga, la ampliación corresponde al fin de «contar con mayor capacidad de poder acoger los exámenes por ordenador», al margen de mejorar la accesibilidad. Además, Zúñiga anunció que los examinadores ya sólo se ocuparán de las pruebas prácticas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos