Tourón: «El sistema en nuestras escuelas desatiende a los alumnos más capaces»

Javier Tourón. :: s. tercero/
Javier Tourón. :: s. tercero

El vicerrector de Innovación Educativa de la UNIR calcula que en La Rioja hay entre 2.700 y 5.000 jóvenes de altas capacidades sin identificar

C.N.

logroño. «En la escuela se debe evitar el igualitarismo y promover la diferenciación de modo que cada alumno llegue tan lejos como su capacidad le permita». Así se expresó ayer el vicerrector de Innovación Educativa de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), Javier Tourón, en una rueda de prensa convocada con motivo de la presentación de la conferencia 'Las Altas capacidades en España, entre el drama y la incertidumbre' que este experto impartió en el campus privado.

A juicio de Tourón, el problema del sistema educativo español es que «en nuestras escuelas se desatiende a los alumnos más capaces, está muy orientado al igualitarismo, centrándose mucho en el alumno medio, y dejamos de considerar que los alumnos como las personas somos radicalmente diversas». De ahí que «la escuela está organizada en función de la edad y no de la competencia de los escolares que hace que asumamos que todos los alumnos de las mismas edades tienen las mismas necesidades educativas, cuando no es así». Por tanto, en su opinión sería necesario apostar por una escuela que promueve la equidad que «es dar a cada uno lo que necesita y no dar a todos lo mismo».

Puso como ejemplo que a los alumnos que tienen dificultades de aprendizaje les ponen un profesor de apoyo y cuentan con diferentes ayudas algo que no sucede con los estudiantes de altas capacidades.

El también catedrático de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación indicó que en La Rioja, pese a tener un sistema puntero, la atención a estos alumnos es «una asignatura pendiente». De hecho, sólo hay identificados 191 alumnos con capacidades elevadas cuando, de acuerdo con sus cálculos, podría darse el caso de que en la comunidad riojana hubiera entre 2.700 y 5.000 alumnos sin detectar.

El problema, añadió, es que la escuela «está concebida como un lugar de enseñanza y está centrada en el profesor, y si estuviera concebida como lugar de aprendizaje, se centraría en el alumno».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos