Las tormentas dejan cuantiosos daños en las zonas de Santo Domingo y Villamediana

Daños en cultivos de colza, en Santo Domingo. / MARINO GARCÍA CHINCHETRU
Daños en cultivos de colza, en Santo Domingo. / MARINO GARCÍA CHINCHETRU

Las fortísimas trombas de agua del viernes afectaron en Rioja Alta sobre todo al cereal y en el Bajo Iregua al viñedo, los frutales y el olivo

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGO

Las fortísimas tormentas que en la tarde del pasado viernes descargaron sobre La Rioja han dejado un reguero de daños en fincas de las zonas de Santo Domingo de la Calzada-Cirueña-Manzanares de Rioja y en el eje Alberite-Villamediana de Iregua.

Todavía sin una estimación de hectáreas arrasadas o de pérdidas económicas, el secretario general de ARAG-Asaja, José Antonio Torrecilla, precisó ayer que los cultivos más afectados han sido el cereal en el triángulo Santo Domingo de la Calzada-Cirueña-Manzanares de Rioja y el lúpulo para la elaboración de cerveza que se produce en la entrada a Cirueña.

En este área el aguacero llegó con piedra; no así en el Bajo Iregua donde el poco granizo quedó amortiguado por el agua. En esta segunda zona los mayores daños se localizaron en fincas con viñedo, cereal, olivos, almendros y frutales del entorno de Alberite y Villamediana de Iregua.

Esta última localidad resultó una de las más castigadas. La alcaldesa villametrense, Ana Belén Martínez, avanzó ayer que mañana se reunirá con los agricultores de su municipio para valorar los daños, de cara a posteriormente dirigir una petición de ayudas al Gobierno de La Rioja.

«El agua corría como ríos por las calles», describió Martínez, quien detalló que en Villamediana la tormenta dejó 40 litros por metro cuadrado con picos de hasta 60 litros por metro cuadrado. Esto ocasionó inundaciones en garajes, merenderos y en algunos negocios.

La regidora socialista villametrense admitió que la tormenta resultó «excepcional», si bien achacó también que produjera tantos destrozos en el casco urbano al «urbanismo desmedido de mis antecesores, sobre todo del PP». «Antes en Villamediana había muchas acequias de riego que actuaban de desagües; pero con el 'boom' urbanístico algunas desaparecieron y no se han creado unas pluviales en condiciones», lamentó.

Así, el agua bajaba como un torrente por las calles. «Algunas alcantarillas las teníamos cegadas para evitar que, cuando llueve tanto, se eleven para arriba. Esto hubiera sido aún peor», aseguró.

La parte este de la localidad resultó la más afectada, con importantes daños en piezas con cereal, almendros y olivos. Asimismo, la brea de algunos caminos se levantó y no se puede circular por el camino de Ompedería por un alud de tierra.

La Rioja continuó ayer en alerta amarilla por riesgo de tormentas, al igual que lo está hoy. La AEMET extiende este aviso entre las 11 y las 21 horas, con una probabilidad de registrar aguaceros de entre el 40 y el 70%. Para mañana se desactivan las alertas, si bien el ambiente nuboso y los chubascos con tormenta no abandonarán la región hasta al menos la mitad de la próxima semana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos