Una tormenta histórica deja 82,6 litros en Agoncillo

Un policía local, en la zona de El Campillo, una de las grandes afectadas en la capital riojana. :: jonathan herreros
Un policía local, en la zona de El Campillo, una de las grandes afectadas en la capital riojana. :: jonathan herreros

La lluvia provocó cortes de tráfico en Agoncillo y ferroviario en Arrúbal, mientras en Logroño los Bomberos centraron sus intervenciones en las proximidades del Ebro SOS Rioja atendió 21 incidencias, sobre todo en Logroño y la mayoría de ellas por inundaciones en viviendas, comercios y empresas

ESTÍBALIZ ESPINOSA* EESPINOSA@DIARIOLARIOJA.COM LOGROÑO.

La alerta de nivel amarillo decretada ayer en La Rioja por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) y motivada por fuertes lluvias y tormentas se cumplió y con creces. De hecho, sobre las 19.30 horas la mencionada alerta se elevó a nivel a rojo y/o naranja, para dos horas y media después ser definitivamente retirada.

La fuerte tormenta que se desató desde primera hora de la tarde en Logroño (se registraron hasta 40 litros por metro cuadrado en el centro de la ciudad) y que continuó sin tregua durante el resto de la jornada mantuvo a los Bomberos de la capital ocupados, sin interrupción, desde las cinco de la tarde para atender numerosas llamadas por inundaciones, pequeños accidentes y desperfectos. Estos se registraron, sobre todo, en la zona próxima al cauce del Ebro, en el sector de El Campillo, donde se han formado ríos naturales que buscaban llegar al Ebro por la zona, inundándola. Al parecer, ninguno de estos incidentes revistió gravedad.

Con todo, la 'zona cero' del aguacero estuvo en Agoncillo, donde la estación de la AEMET registró 82,6 litros de agua por metro cuadrado, probablemente el récord referido a un mismo día de julio (en el periodo de referencia que maneja la AEMET -entre 1981 y 2010- este dato máximo se cifra en 46 litros).

En el sector de El Campillo de la capital se formaron ríos naturales que buscaban llegar al Ebro

Allí, en el municipio de Agoncillo, la abundante lluvia caída durante la segunda mitad de la jornada obligó a cortar la carretera N-232, pasada la localidad. Según informó el Equipo de Voluntarios Digitales de Emergencias, la Guardia Civil se encargó de regular el tráfico en esta zona ofreciendo pasos alternativos a la circulación por la acumulación de agua. El corte de tráfico se prolongó durante algo más de dos horas (entre las 18.30 y 20.45), intervalo durante el que se dio paso alternativo en la N-232 entre los puntos kilométricos 396.300 y 396.600. Asimismo también se cortó, durante el mismo tiempo, el acceso del peaje a la autopista AP-68 en Agoncillo. La regulación del tráfico en este lugar estuvo controlada por la patrulla de Agrupación de Tráfico y Seguridad Ciudadana.

El agua acumulada también obligó a cortar la vía férrea en Arrúbal poco antes de las ocho de la tarde entre los puntos kilométricos 65,400 y 65,800, comunicó Adif. Los pasajeros procedentes en ese momento de Barcelona en el tren Albia completaron en autobús el tramo final entre Arrúbal y Logroño, a donde llegaron con casi una hora de retraso sobre lo previsto.

Desde la estación de autobuses de Logroño informaron de que únicamente se vio afectada por la lluvia la línea Zaragoza-Burgos, que registró algún retraso.

Aunque las lluvias fueron especialmente intensas en Agoncillo y Logroño, también afectaron a otros puntos de la comunidad autónoma, sobre todo del entorno.

En concreto, la estación que la Agencia Estatal de Meteorología dispone en el aeropuerto de Agoncillo registró ayer hasta 82,6 litros de agua de lluvia por metro cuadrado, cantidad seguida por los 27,8 de Anguiano y, ya a más distancia, por los 19,2 litros acumulados en la estación de esquí de Valdezcaray.

Fuentes del Gobierno de La Rioja hablaban de 17,6 litros por metro cuadrado acumulados en Logroño, seguidos de los 12,5 litros registrados en Arnedillo y los 9,1 de Alfaro. En Arnedo, además, fueron testigos de una 'granizada severa' sobre las 19.20 horas de ayer. La fuerte lluvia cesó en Logroño pasadas las 8 de la tarde, e incluso el cielo se abrió a unos tímidos rayos de sol.

Desde SOS Rioja se atendieron durante la tarde de ayer 21 incidencias, a mayoría en Logroño, aunque también se vieron afectados por la tormenta los municipios de Lardero, Agoncillo, Arrúbal, Murillo de Río Leza, Alcanadre, Navarrete, Badarán, Bobadilla, Hormilleja y Baños de Río Tobía. La mayoría de las afecciones fueron inundaciones de viales, algunas viviendas, comercios y empresas, informaron desde SOS Rioja.

Hoy, domingo, la Agencia Estatal de Meteorología prevé en La Rioja nubes y temperaturas mínimas en descenso. Los cielos estarán nubosos o cubiertos, con nubes de evolución y precipitaciones débiles, sin descartar alguna tormenta dispersa. El viento soplará del noroeste y de carácter flojo.

Las temperaturas oscilarán entre los 31 y 17 grados de Calahorra, los 29 y 16 de Haro, y los 30 y 17 grados de Logroño.

Más

Fotos

Vídeos