El tiroteo de Rincón que nunca existió

Un coche de la Guardia Civil ante la vivienda donde vive el hombre que avisó del tiroteo. :: sonia tercero/
Un coche de la Guardia Civil ante la vivienda donde vive el hombre que avisó del tiroteo. :: sonia tercero

Un varón de 48 años con alucinaciones activó ayer las Emergencias al avisar de un falso intercambio de disparos en una casa

MARÍA FÉLEZ RINCÓN DE SOTO.

Todo parecía indicar que algo grave sucedía ayer por la mañana en Rincón de Soto. Una decena de dotaciones de la Guardia Civil y un helicóptero se trasladaban hasta la vía de servicio que hay paralela a la N-232 alertados por la llamada del dueño de una curiosa vivienda (una casa que simula un barco de madera) que avisaba de un tiroteo en las inmediaciones de su domicilio.

Los rinconeros eran conscientes de que algo estaba pasando cuando un par de coches de la Guardia Civil cortaban la entrada al polígono industrial de la zona y empezaban a ver llegar a todo el despliegue policial. Nadie podía acceder a eso de las diez de la mañana a la zona.

Los agentes eran recibidos por el dueño del domicilio, muy alterado y en albornoz con una de sus manos ensangrentadas. Era poco después cuando la Guardia Civil accedía al interior de la vivienda y se aseguraba de que nada de lo contado era cierto. La sangre correspondía a una caída y no había ni armas ni evidencias de que hubiese habido ningún tiroteo. Todo había sido una falsa alarma.

Según explicó ayer el capitán del dispositivo enviado a Rincón de Soto, actuaron tras una llamada al servicio de Emergencias en la que un varón de 48 años alertaba de un tiroteo entre tres personas, pero la realidad era que ésta misma persona sufría algún tipo de alucinación debido, presuntamente, al consumo de drogas y a que posiblemente no había tomado la medicación que tenía recetada. Ya sólo con un par de dotaciones de la Guardia Civil en la zona se acercaba hasta el lugar un coche con dos sanitarias y más tarde dos ambulancias que intentaban tranquilizar al individuo y convencerlo para ser ingresado en el Hospital San Pedro de Logroño. El hombre podría acabar declarando ante el juez acusado del delito de falsa denuncia.

No es la primera vez que este domicilio salta a la actualidad informativa por un suceso. Así esta misma familia frustó hace años un robo en el mismo chalé tras enfrentarse a una banda de ladrones armados. Los atracadores asaltaron entonces la vivienda cuando en el interior había cuatro niños y cinco adultos, dos de los cuales resultaron heridos, además de uno de los delincuentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos