«Hay que tener objetivos y luchar por ellos, me gustaría trabajar con minusválidos»

Eduardo Manzanares, en El Sequero, donde trabaja ahora. :: díaz uriel/
Eduardo Manzanares, en El Sequero, donde trabaja ahora. :: díaz uriel

Eduardo Manzanares Discapacitado

M. CASADO LOGROÑO.

Desde pequeño Eduardo Manzanares (42 años, Logroño) era muy despistado, más de lo normal: se metía en clases que no eran la suya, se perdía en el patio... Pero nunca se consideró que tuviera discapacidad intelectual. Sin embargo, hace dos años, mientras hacía un curso de reponedor en un hipermercado, vieron que no era normal que se perdiera en un metro cuadrado. Fue entonces cuando miró que se estudiara su caso y le fue reconocida una discapacidad intelectual del 40% por ciento. «Antes estaba en un limbo, entre los que no tienen formación y los que tienen ciertas dificultades, pero no cuentan con una discapacidad reconocida», relata. «Hablé con mis padres y les dije que quería mirar el tema de la discapacidad». Y es que aunque contaba con años de experiencia laboral (once en seguridad, varios en limpieza, etc.), llevaba cinco en desempleo.

A pesar de lo que pudiera pensarse, ese paso de certificar su discapacidad le ha facilitado «mucho» su empleabilidad. «En los dos últimos años he trabajado en limpieza de empresas, en un hotel de friegaplatos, en una fábrica haciendo tornillos, colocando etiquetas de vino...», explica. Desde hace tres meses, a través de la agencia de colocación Grupo Sifu, lo hace en un almacén logístico en El Sequero, donde realiza tareas de limpieza, etc. «Estoy contento donde estoy, aunque no descarto otras actividades», admite. En este sentido se refiere a que tiene en mente otras cosas. «Ahora, con la discapacidad, puedo hacer algo a lo que era imposible acceder: oposiciones. Ya lo he intentado y lo volveré a intentar. Creo que en la vida hay que tener objetivos y luchar por ellos», repite varias veces durante la entrevista.

Y entre esas ilusiones está, además de las oposiciones, sacarse el certificado profesional de Atención Sociosanitaria, al que lleva tiempo tratando de acceder a través del Servicio de Empleo pero no lo ha conseguido todavía. «También quiero hacer formación de operario, título de monitor... Pero lo que más me gustaría eso lo de Sociosanitario para trabajar con personas con dificultades como minusválidos».

Eduardo convive ahora con una pareja, ella también es discapacitada, en su caso tanto física como intelectualmente. «Tiene trabajo fijo, es muy luchadora, para mí un ejemplo, me aconseja, me ha ayudado mucho», subraya.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos