La temporada pasada se saldó con trece personas fallecidas

C.N. LOGROÑO.

La pasada temporada de gripe fue de intensidad moderada y corta en el tiempo. Se activó el 3 de octubre del 2016 y se saldó con 13 fallecidos por complicaciones derivadas de la enfermedad. La mitad de las personas que perdieron la vida no habían sido vacunadas, de ahí que al final de la temporada, desde Salud, incidieron en la necesidad de inocularse contra un virus, especialmente la población que se encuentra en alguno de los grupos de riesgo, porque si bien no evita al 100% la enfermedad, una persona vacunada tiene muchas menos posibilidades de coger la gripe y si la coge va a ser mucho más leve.

El 76% de los fallecidos tenía más de 70 años y, además, todos ellos tenían patologías o pluripatologías previas. En concreto, cuatro tenían enfermedad respiratoria crónica, otros cuatro diabetes, cinco patología renal, nueve patologías cardiacas, uno enfermedad hepática, cinco inmunodeficiencia y uno obesidad.

En cuanto a los casos que requirieron hospitalización -64 en total- estos se registraron entre finales de noviembre del 2016 y principios de febrero del 2017. En todos ellos la enfermedad la causó el virus gripal tipo A y en el 90,6% de los casos el serotipo concreto fue el AH3. El 62,5% de los pacientes que requirieron ingreso fueron varones y el grupo de edad más afectado fue el de varones mayores de 64 años (73,4%), seguido del grupo de 15 a 64 años (25%). En concreto, la edad media de las personas hospitalizadas fue de 76 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos