«Lo de suspender siempre al final te come la cabeza y si encuentras un oficio que te gusta, te cambia la vida»

Grupo de estudiantes españoles de FP, entre ellos Víctor Terrazas (fila de abajo a la derecha), que participó en octubre en Abu Dhabi en la 44 World Skills. :: lr/
Grupo de estudiantes españoles de FP, entre ellos Víctor Terrazas (fila de abajo a la derecha), que participó en octubre en Abu Dhabi en la 44 World Skills. :: lr

Víctor Terrazas pasó de no levantar cabeza en la ESO a ganar las competiciones de FP regional y nacional y participar en Shangai y Abu Dhabi en el mundial

C.N. LOGROÑO.

Víctor Terrazas es un joven de 21 años que en los últimos años ha dado un giro de 180 grados a su vida. Los estudios no eran lo suyo. Sumaba suspenso tras suspenso hasta que tuvo que abandonar la ESO. Estaba en segundo «y no podía, no me daba», cuenta. Así que el siguiente paso fue matricularse en PCPI, en Informática. Todavía no se había puesto en marcha la FP Básica. Tampoco le gustó y al año siguiente se cambió a Electricidad. Y ahora sí: «Desde pequeñito esto era lo mío» y esto le animaba a no faltar a clase y a estudiar.

El esfuerzo dio sus frutos y pasó de suspender a sacar buenas notas. Le cambió el ánimo porque sacar notables e incluso sobresalientes le producía cierto subidón. Sus profesores en el IES Cosme García le animaban. Las cosa iban bien por primera vez en mucho tiempo.

Mientras estudiaba primero estuvo haciendo prácticas en una ferretería. Al acabar le hicieron un contrato y siguió trabajando hasta terminar PCPI, pero como quería seguir estudiando un grado medio, también de Electricidad, tuvo que dejar su empleo. Al principio, sus padres no lo vieron con buenos ojos. Cuestionaron que dejara de trabajar «porque pensaban que lo más seguro era que suspendiera», relata Víctor. El relativo pesimismo de sus padres le sirvió de acicate y pensó: «Pues ahora por mis santos huevos lo voy a conseguir». Para él era más importante seguir estudiando para «tener un futuro mejor». Además, «lo de estar suspendiendo al final te come la cabeza y cuando encuentras un oficio que te gusta, te cambia la vida».

Un día en clase escuchó «lo de las skills» -las competiciones de Formación Profesional- y como necesitaban gente y «conocía a una chica que lo había hecho y estaba muy contenta, me tiré de cabeza», narra. Primero participó en la fase regional, Rioja Skills. Se celebraba en Alfaro y ganó. «Tenía que hacer un montaje, una serie de cuadros eléctricos. Lo monté, me sobró tiempo y funcionó, a ningún otro le dio tiempo ni le funcionó». Lograr el primer puesto fue para Víctor dar un paso de gigante.

Tras el regional, participó en Madrid en el nacional, el Spain Skills. Eran cuatro días de montaje. «Fue una paliza. Ocho horas al día. Acababa con la espalda hecha polvo». El resultado mereció la pena. También ganó y el patrocinador le dio una medalla de oro y una tablet.

Y de Madrid al mundial que se celebró en Shangai, primero, y en Abu Dhabi, después. No logró ganar, pero «la experiencia fue brutal, increíble, inmejorable». De España, de su modalidad, sólo fue Víctor. Había jóvenes de Alicante, Barcelona... que competían en otras categorías, como peluquería o mecánica.

La experiencia ha sido otro incentivo para continuar estudiando. Su próximo proyecto: hacer un grado superior de Automatización y Robótica Industrial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos