... y surcando el aire

... y surcando el aireGráfico

Quince cazas del Ejército del Aire serán los protagonistas en el cieloLos helicópteros Caimán de la base de Agoncillo tomarán parte en un desfile que cerrará la Patrulla Águila

L.J.R.

logroño. Si espectacular se prevé el desfile militar que atravesará el corazón de Logroño, no habrá que olvidarse de mirar al cielo. Ciudad poco acostumbrada a los aviones, sobrevolarán sus tejados alguno de los emblemas no sólo del Ejército del Aire, sino también del de Tierra.

Quizá las reminiscencias del cine bélico -o no tan bélico- hayan situado al F18 (y a todos sus predecesores) en el imaginario colectivo como la gran referencia en lo que aviones tipo 'caza' se refiere. Pero desde el 2004, en el Ejército del Aire el caza por excelencia es el Eurofighter Typhoon. Precisamente una de estas unidades será la encargada, a unos 2.200 pies de altura, de abrir el desfile.

No romperá la barrera del sonido -su velocidad máxima es 2.0 mach o, lo que es lo mismo, unos 2.600 kilómetros por hora-, pero el caza de patente europea será el gran protagonista del potencial aéreo del ejército.

Gráfico

Equipado con un cañón de 27 milímetros, habilitado para armar misiles aire-aire y aire-tierra y tecnología láser para designación de blancos, los 118 millones que cuesta también le convierten en una de las piezas más caras de Defensa. Seis de ellas, en la actualidad, están en Lituania en la misión de la OTAN de Policía Aérea del Báltico.

Si los Eurofighter han llegado a La Rioja desde las bases de Morón y Albacete, menos distancia ha tenido que recorrer otra de las piezas imprescindibles del desfile aéreo: el NH-90, el Caimán 'riojano'.

Pertenece al Ejército de Tierra y todas las unidades están destinadas en la base de Agoncillo. Se trata de un helicóptero de última generación equipado con todos los avances tecnológicos; adaptado a entornos de altas temperaturas y terrenos elevados; cuentan con gran capacidad de adaptación para interoperar con otros ejércitos; y permite montar ametralladoras para escenarios hostiles.

Pero sobre la vertical de Vara de Rey habrá mucho más. No faltarán los míticos cazas F18 -una decena de ellos está previsto que acompañen en el desfile a los Eurofighter- o los no menos históricos aviones Hércules, también en proceso de jubilación tras la llegada de otra de las estrellas de la mañana: el A400, un mastodonte aéreo que viene a multiplicar por cinco la capacidad de transporte del Ejército del Aire. El pasado mes de marzo un A400 aterrizó por primera vez en Senegal hasta donde transportó más de 10.000 kilos de carga para las misiones de apoyo a Malí, República Centro Africana y Senegal.

Y la guinda aérea llegará en la recta final del desfile con las acrobacias de la Patrulla Águila a lo largo de Vara de Rey y las estelas que teñirán el cielo logroñés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos