El 14-N supera los cinco años

Jorge Merino y Pablo Alberdi junto a sus abogados, Endika Zulueta y Henar Moreno (de derecha a izquierda) , en la vista de mayo. :: j. marín

Los sindicalistas encausados por los incidentes tras la huelga general del 2012 siguen a la espera de juicio

PABLO ÁLVAREZLOGROÑO.

«Cuando es tan lenta, la justicia no es justa». Jorge Merino habla por propia experiencia porque este martes se cumplen cinco años desde que ocurrieron los hechos por los que se enfrenta a la posibilidad de ir a la cárcel: unos confusos incidentes tras la manifestación pacífica que puso fin a la huelga general del 14 de noviembre del 2012. Una huelga que trajo algo desconocido en esta tierra en décadas. Y es que tres sindicalistas se enfrentan a unas peticiones de cárcel inusitadamente duras para este tipo de hechos: hasta tres años de cárcel para Merino, pero más de seis para su compañero del sindicato CNT, Pablo Alberdi. El tercer acusado, I.I., es un militante de UGT que ha huido siempre de los focos, en una estrategia diferente, pero que se enfrentaba también a más de cuatro años de cárcel.

Hemeroteca

Juntos, 'Pablo y Jorge' se han convertido en casi una marca registrada para los movimientos sociales riojanos que, agrupados en la coordinadora 'Stop Represión', llevan años protestando por lo que han dado en llamar «el no-caso» del 14-N.

Un asunto tan largo como éste ha tenido más de una ida y venida judicial. De hecho, la Fiscalía ha cambiado varias veces la calificación para ambos, sobre todo para Merino: en un primer momento se le imputaron delitos de daños y atentado a los antidisturbios, pero esas acusaciones tuvieron que ser retiradas cuando se demostró que para cuando empezaron los incidentes ya había fichado en su empresa. Así, ahora su acusación se ha quedado en una inducción a los hechos por una arenga previa en la que cantaba la consigna «el patrón sólo entiende un mensaje: boicot, huelga y sabotaje».

«No hubiera aceptado el acuerdo de la Fiscalía ni aunque fueran 5 minutos de pena»

El juicio contra los tres acusados está señalado en Logroño para los días 9, 10 y 11 de abril

La pena más dura es para el otro miembro de la pareja 'Jorge y Pablo'. Éste último está acusado de haber lanzado una piedra que impactó en la rodilla de un agente y de enfrentarse a un mando policial, extremos que él ha negado tajantemente. Esa negativa común les llevó el pasado mes de mayo, en la vista previa de conformidad, a no aceptar acuerdos con las acusaciones con penas que no les hubieran llevado a prisión. «Me negué. No hubiera aceptado ni aunque me hubiera propuesto cinco minutos de cárcel. Lo que dicen no es verdad, y eso lo ha visto todo el mundo».

Ese «lo ha visto» se refiere sobre todo a la que es la principal prueba de la defensa: un vídeo que grabó en aquella noche el concejal de IU Alfredo Orío, pero que no ingresó en la causa hasta dos años después porque Orío, que vive entre España y Argentina, no lo hizo llegar a las defensas hasta entonces. El tribunal aceptó en mayo esa prueba, que plantea un dilema: lo que en ese vídeo se ve no parece compatible con la descripción de los hechos que hace el informe policial, que es el relato que siguen Fiscalía y Abogacía del Estado. «Somos conscientes de que le estamos pidiendo a un juez que diga que lo que dice la Policía no es verdad». No hay más vídeos, porque aunque la policía grabó lo que allí ocurrió (en la propia cinta de la defensa se ve a un agente cámara en mano), esas cintas nunca se aportaron por haber sido destruidas.

El tercer acusado sí aceptó el trato de la Fiscalía, que deberá ratificar el primer día de juicio: la vista está programada en los juzgados logroñeses para los días 9, 10 y 11 de abril, cuando el caso ya habrá superado los cinco años y medio. Para ellos, todo nace de un intento deliberado de aplicar «mano dura» en un momento de mucha agitación social. Tanto ellos como sus defensas han señalado a Alberto Bretón, entonces como ahora delegado del Gobierno en La Rioja, que no ha querido opinar sobre el caso.

Fotos

Vídeos