Un sueño cumplido en Francia

Mónica, junto a la 'Fuente de los elefantes', en Chambery. :: L.r.

Mónica CárdenasDe Santurdejo a Chambéry

J. ALBO

Cuando Mónica Cárdenas tenía 9 años escuchó a su maestra Nieves hablar de París; de la torre Eiffel... La oyó pronunciar palabras en francés que le sonaron tan bien que la 'Ciudad de la luz' encendió una bombilla dentro de su cabecita y puso en tierra gala la primera piedra de su deseado futuro. «Quiero ser profesora de Francés», sentenció con 14 años. Y cumplió su sueño, aunque no del todo, ya que, si bien vive en Francia desde hace 24 años y es profesora, no lo es de Francés sino de Lengua Española para extranjeros.

Eso sí, estudió Filología Francesa y fue con una beca Erasmus con la que en 1993 aterrizó en el país de sus sueños. Su primer destino fue Saint Étienne, cerca de Lyon, donde, a la vez que estudiaba empezó a trabajar de profesora, haciendo una sustitución en la universidad. Aquel no fue un año fácil para ella. «Tenía 20 años y encontrarte sola en una ciudad que no conoces, aunque estuviera en un ambiente estudiantil, resultó un poco duro. Pero luego en junio, cuando me tocaba irme, me llevé un disgusto enorme», recuerda.

Ella quería seguir en Francia, así que para el siguiente año pidió el intercambio y recaló en Grenoble. Fue entonces cuando la Universidad de Saint Étienne volvió a llamar a sus puertas para ofrecerle un trabajo. «La cuestión era, o volverme a España y trabajar en lo que fuera hasta que salieron oposiciones, o quedarme en Francia y trabajar para la formación continua de adultos en la universidad. No me lo pensé ni media vez», afirma.

Hasta hoy. Vive en Chambéry, una bonita y tranquila ciudad, que tiene a los Alpes como telón de fondo, al lado de los dos lagos naturales más grandes de Francia y, lo más importante, junto a sus dos hijos. Fue a raíz de nacer ellos cuando -confiesa- se sintió de verdad integrada en el país galo, en el que dice que «podía vivir porque estaba allí nueve meses y tres en España», coincidentes con las vacaciones.

España es Santurdejo, de donde apenas sale cuando vuelve a él. Allí acompaña a su padre y hermano al campo; a su madre en la tienda... «Una amiga me decía siempre que trabajaba más en España que cuando estaba en Francia», dice. Antes, de vez en cuando algunos le preguntaban: «¿Pero te vas a quedar toda la vida a vivir allí?». Pero la vida no es para ella un plan inamovible. Hoy es hoy; mañana ya se verá. «El día que piense eso me vuelvo para España. Soy libre de momento para vivir donde quiera. No estoy condenada a vivir en Francia, pero estoy muy bien aquí», cuenta. Eso sí, ahora mismo no se ve viviendo en España de fijo, sobre todo porque ya ha echado allí raíces profundas. Seguirá volviendo a Santurdejo, a donde llegó la semana pasada y más de uno dijo: «Está aquí 'la Moni'».

Fotos

Vídeos