Un presunto traficante... demasiado nervioso

Salida de la autopista den Calahorra, donde el hombre fue detenido/G.M.
Salida de la autopista den Calahorra, donde el hombre fue detenido / G.M.

El fiscal pide 4 años y medio para un hombre acusado de tráfico de drogas que fue detenido en un control de la Guardia Civil en Calahora

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

Cuando alguien, en un control policial, se pone más nervioso de lo, digamos, habitual, se activan todas las alarmas. Las de los agentes. Eso es lo que le pasó a J.R.M. el 6 de octubre del 2016. Viajaba en un Seat Ibiza, en los asientos de atrás. El vehículo acaba de abandonar la AP-68 y se encaminaba hacia el casco urbano de Calahorra.

Y él llegó a Calahorra, efectivamente, pero a bordo de otro vehículo: el de la patrulla de la Guardia Civil que les dio el alto junto a la salida de la autopista. Este lunes se sentará en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial.

Dice el escrito del Fiscal que al acercarse al vehículo los agentes se percataron del “evidente nerviosismo” de J.R.M. por lo que le invitaron a salir del coche. Durante el cacheo superficial que le practicaron hallaron en la parte interior trasera del pantalón una bolsa de plástico negra que J.R.M. arrojó a un terraplén, lo que obligó a los agentes a buscarlo entre la maleza hasta descubrir que se trataba de una sustancia compacta de color marrón. Tras los análisis resultó ser 35 gramos de heroína con una pureza de 18,2% y un precio en el mercado negro de 7.456,7 euros.

Los hechos, completa la Fiscalía, constituyen un delito de tenencia y tráfico de drogas y solicita para J.R.M. una pena de 4 años y 6 meses de prisión además de una multa de 20.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos