Piden 14 años de prisión para el joven que intentó matar a su madre en Villamediana de Iregua

Piden 14 años de prisión para el joven que intentó matar a su madre en Villamediana de Iregua

Los hechos, dice el fiscal, constituyen un delito de asesinato en grado de tentativa y otro de robo con violencia también en grado de tentativa con la circunstancia agravante de parentesco y la atenuante analógica de anomalía o alteración psíquica en el caso del robo violento

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

La Audiencia Provincial celebra este lunes la vista oral contra A.E.V., un joven de 31 años de edad, natural de Bilbao y vecino de Villamediana de Iregua, al que el Ministerio Fiscal acusa de intentar matar y robar a su madre en la vivienda de esta y para el que pide la pena de prisión de 14 años.

Explica la Fiscalía que A.E.V. habían compartido vivienda en la calle Luís Ortún de Villamediana de Iregua si bien tenían problemas de convivencia «originados por la afición al juego del acusado, hecho que le exigía gastar importantes cantidades de dinero, llegando su madre a denunciarle en el año 2012 por la desaparición de unas joyas y dinero, conflictos que provocaron el cese de la convivencia». Una vez que el hijo había abandonado el domicilio, en marzo del 2016 y toda vez que persistían «los problemas de desaparición de dinero», la madre se vio obligada a cambiar la cerradura de la vivienda.

«Sobre este contexto conflictivo», explica el fiscal, tuvieron lugar los hechos del 5 de marzo del 2017 que se juzgarán este lunes. Dice la acusación que «sobre las 8 de la mañana, A.E.V. se presentó en casa de su madre tal y como habían convenido, con la finalidad de recoger las llaves y viajar a Vitoria para controlar las labores de pintura de un piso que la madre había encargado».

Inicialmente todo marchaba según lo previsto pero «tras recoger las llaves y estar unos minutos con su madre, el acusado quiso merodear por la casa para registrar y buscar algo de dinero». La progenitora, ante la «actitud esquiva y extraña que enseguida sorprendió» y toda vez que estaba «acostumbrada a estas actitudes» se percató de que «su hijo no tenía intención de viajar a Vitoria como habían quedado, ya que la hora de salida del autobús era inminente».

Poco después apreció algún movimiento raro del joven y sospechó que se había escondido algo entre la ropa ante lo que le gritó «¿Qué me has cogido esta vez? ¿Qué llevas allí?». A.E.V., en ese momento, empuñó un cuchillo de entre 18 y 20 centímetros de hoja que había cogido de la cocina y «se lo clavó a su madre en el costado sorpresivamente, tirándola al suelo de un empujón». Tras la agresión, los dos forcejearon y «se rompió el mango, quedando el filo clavado en el abdomen» de la madre. A.E.V. se incorporó del suelo y regresó a la cocina «probablemente para buscar otro cuchillo», momento que aprovechó la víctima «para salir al exterior de la vivienda, pidiendo auxilio en el rellano». Allí apareció uno de los vecinos que «accedió al interior de la vivienda de la víctima y le pidió a A.E.V. una toalla que éste le facilitó tranquilamente» tras lo que regresó «a la casa, donde acabo de organizarse el dinero que había sustraído a su madre esa mañana, guardando 500 euros en su cartera y escondiendo unos 690 euros dentro de una porcelana». Poco después llegaron agentes de Policía Local y Guardia Civil y detuvieron a A.E.V. sin que opusiera resistencia. En el cacheo le localizaron el dinero en la cartera.

La víctima fue trasladada de urgencia al hospital San Pedro donde fue intervenida quirúrgicamente «por herida penetrante en abdomen siendo preciso detener la hemorragia y extirparle el bazo y el riñón izquierdo». Asegura la calificación fiscal que «de no haber recibido perentoria asistencia hubiera fallecido en unos minutos».

Los hechos, dice el fiscal, constituyen un delito de asesinato en grado de tentativa y otro de robo con violencia también en grado de tentativa con la circunstancia agravante de parentesco y la atenuante analógica de anomalía o alteración psíquica en el caso del robo violento. Por ello solicita que se le imponga 12 años de prisión por el primero de los delitos y otros dos por el segundo. Además reclama una prohibición de acercarse a menos de 100 metros de su madre durante 15 años; una indemnización por las lesiones causadas a razón de 100 euros por día de hospitalización (9) y 80 euros por cada día de curación incapacitante (200); y el abono al SERIS del importe de la asistencia sanitaria y recuperación prestada a su madre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos