La Audiencia juzga a puerta cerrada al presunto abusador de menores de Arrúbal

Piscinas de Arrúbal, donde sucedieron los hechos./Sonia Tercero
Piscinas de Arrúbal, donde sucedieron los hechos. / Sonia Tercero

Los hechos se remontan al 20 de julio de 2013 en una fiesta infantil en las piscinas de la localidad

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

La Audiencia Provincial de Logroño retomará este lunes el juicio contra M.M., un hombre de 48 años acusado de abusar sexualmente de dos niñas de 4 y 6 años en el 2013 y para el que el Ministerio Fiscal solicita una pena de prisión de 19 años. Lo hará tres meses después del primer intento. Entonces, el 12 de febrero, los padres de las dos víctimas se negaron a que sus hijas comparecieran en la vista oral. Alegaron que ahora tienen 9 y 11 años, han olvidado lo ocurrido y que, por tanto, su declaración en el juicio, que se había previsto que fuera por videoconferencia, acompañadas de una psicóloga y de forma que en ningún momento se cruzasen con el acusado, podría hacerles recordar los hechos que vivieron en la tarde noche del 20 de julio del 2013 y causarles un grave perjuicio psíquico.

Hemeroteca

«Sin la declaración de las menores se podría vulnerar el derecho a la presunción de inocencia del acusado», concluyó el presidente de la Audiencia Provincial, Alfonso Santisteban, antes de suspender el juicio y aplazarlo a este lunes en una sesión que, además, será a puerta cerrada. No responde a una petición de alguna de las partes, explican desde el Palacio de Justicia, sino a una decisión propia del tribunal «en beneficio del interés superior de las menores».

Los hechos por los que se juzgará a M.M. entre hoy y el miércoles ocurrieron, según el escrito de acusación del Ministerio público, entre las 21 y las 22 horas del 20 de julio del 2013. Ese día, el acusado se encontraba en una fiesta rociera que se celebraba en el entorno de las piscinas del municipio de Arrúbal. En un momento dado, prosigue el relato de la acusación pública, el procesado propuso a un grupo de niños, entre los que se encontraban sus dos hijos, jugar al escondite. Su intención, siempre según el relato de la Fiscalía, era «quedarse a solas con la menor a la que por turno le correspondiese contar bajo el pretexto de que así le ayudaría en tal actividad» y en un lugar en el que no se veía a los demás partícipes del juego ni tampoco a los adultos que se encontraban sentados en una terraza próxima.

Así las cosas, añade el Ministerio público, llegado el turno de una de las niñas, que entonces contaba con 4 años, el acusado, «guiado por el ánimo de satisfacer sus deseos sexuales», le propuso un juego. «Le indicó que cerrara los ojos y abriera la boca, momento en el que el procesado introdujo el pene en la boca de la menor». Lo mismo, según el fiscal, hizo con otra niña de 6 años.

La Fiscalía sostiene que los hechos constituyen dos delitos contra la libertad sexual de los que es autor M.M. y por cada uno de ellos reclama nueve años y seis meses de prisión, inhabilitación especial para cualquier empleo que implique contacto con menores de edad, como centros educativos o lúdicos, por el mismo periodo de tiempo. En paralelo reclama que indemnice a cada una de las niñas con 6.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos