La sombra que se cierne sobre los árboles

El biólogo Julio Verdú, en la imagen, visita Bretón de los Herreros. / Justo Rodriguez

La organización cree que se ha primado el interés estético y vecinal por encima del medioambiental | Ecologistas en Acción critica la sustitución de plátanos por laureles en Bretón de los Herreros

África Azcona
ÁFRICA AZCONALogroño

La tala de árboles que viene registrándose en distintas zonas de la ciudad y su sustitución por otras especies ha hecho reaccionar a los grupos ecologistas, críticos con la «poca sensibilidad» hacia el arbolado y su valor en Logroño, por lo que no han dudado en calificar al concejal de Medio Ambiente, Jesús Ruiz Tutor, como 'arboricida urbano'.

Él no se da por aludido y responde: «Antes que nada está la seguridad, y los árboles tienen que estar en segundo lugar». Ecologistas en Acción señala la tala más reciente, la de Bretón de los Herreros, que consideran excesiva. En esta zona se han cambiado 17 plátanos, para plantar laureles y 'koelreuteria' (árbol de los farolillos), con el argumento de que «la mayoría de los ejemplares estaban enfermos y presentaban importantes daños en el tronco causados por golpes de vehículos y quemaduras por los calefactores de las terrazas».

Toldos y sombrillas 'hacen sombra' a los árboles.
Toldos y sombrillas 'hacen sombra' a los árboles. / Justo Rodriguez

Pero la lectura desde Ecologistas en Acción es otra: se han eliminado varios plátanos históricos, algunos en buen estado de salud y otros plantados hace tan solo 5 ó 6 años, se gún ellos, con la finalidad de que sus ramas no molesten a los vecinos.

Esta decisión, a juicio de Julio Verdú, biólogo y miembro de la organización ecologista, era innecesaria y, sobre todo, se retiran cuando más imprescindible es la sombra que dan estos árboles ante los veranos duros que empieza a soportar la ciudad.

«El centro de Logroño, por su construcción, registra en verano 5 ó 8 grados más que en el parque del Ebro, por ºlo que si quitamos árboles de sombra, lo que conseguimos es que aumente la temperatura». Pero Verdú pone otros ejemplos: San Bartolomé «en verano es para achicharrarse» o la rotonda de Chile y Duques de Nájera, «donde se ha hecho una poda a lo bestia».

Relacionado

Este biólogo, con responsabilidades políticas en el pasado, afirma que, en lugar de buscar los beneficios ambientales, para por ejemplo, combatir el ruido, absorber el exceso de dióxido de carbono o dar sombra..., los árboles están siendo víctimas de «una poda sin sentido».

«Hemos visto árboles que han quitado que estaban hechos polvo, porque se les hiere y no se les cura. En Logroño, ahora con eso de que no molesten, en la mayoría de las calles muy pocos árboles sobrepasan el primer piso. A base de podarlos estamos consiguiendo que no haya sombra. No estamos en contra de la poda, pero hay que podar lo que hay que podar...», dice.

Laurel (laurus Nobilis)Justo Rodriguez

Laurel (laurus Nobilis)

De hoja perenne, con una fuerte característica aromática. Es originario del área mediterránea.

Respecto a las nuevas especies que ya crecen en Bretón de los Herreros, señala que son «de crecimiento limitado y aportan muy poco más allá de su valor ornamental». Alternativas de sombra, dice, hay muchas: fresnos, tilos, acacias y hasta castaños. «La política municipal no contempla la sombra, que ya la darán los toldos de las terrazas», remata.

Réplica de Ruiz Tutor

Por su parte, el concejal de Medio Ambiente, Jesús Ruiz Tutor, replica que la sustitución de los árboles es algo que se consensua con los vecinos y, en el caso de Bretón de los Herreros, «sólo hemos talado los que estaban peor y en su lugar se han puesto laureles, que son muy bonitos y se adaptan muy bien».

Árbol de los farolillos. Justo Rodriguez

Árbol de los farolillos.

(Koelreuteria Paniculata). Destaca por sus flores amarillas. Originario de China. Hoja caduca. ::

«El plátano es un árbol grande que no se puede poner en alineación por su envergadura, pero tampoco el castaño hubiera tenido sitio, lo pusimos en la calle Trinidad y se ha visto que no encaja». Destaca, además, que hay que tener en cuenta las características de esta calle, una zona donde no hay espacio para desarrollar la raíz, las tuberías de servicio limitan mucho...

El árbol debe cumplir una función medioambiental, pero también social, defiende, aunque niega que se hayan doblegado a la voluntad de los vecinos o se haya llevado a cabo una poda excesiva, sin sentido. «La poda intensiva se realiza exclusivamente por temas de seguridad. Y esto no es negociable. Si vemos que una rama choca contra una fachada, si tapa una señal, no lo dudamos, tampoco si es por mejorar la seguridad vial (Club Deportivo)... Lo que no hacemos es atender quejas porque quitan la luz o porque caen hojas en la terraza...».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos