«Sólo con mi sueldo sería imposible incluso alquilar un piso»

«Sólo con mi sueldo sería imposible incluso alquilar un piso»

Sergio Castillo y su pareja tienen que destinar prácticamente un sueldo para el alquiler y los gastos de su piso

MARÍA FÉLEZ CALAHORRA.

Optaron por la alternativa del alquiler por varios motivos. El primero fue que querían consolidar su relación antes de decidirse a comprar una vivienda y el segundo, mucho más práctico, fue la inestabilidad laboral de Sergio, que no llega a ser mileurista. El alquiler está empezando a ser la única opción de muchos jóvenes que quieren independizarse. Ellos han optado, de momento, por ello a la espera de que las condiciones laborales puedan mejorar.

«En estos momentos estoy cobrando unos 900 euros y con ese sueldo es casi imposible meterte en un piso en compra, de hecho sólo con mi sueldo sería imposible incluso alquilar un piso y vivir», comenta el joven calagurritano.

En estos momentos están de alquiler. Pagan en torno a quinientos euros. Sólo con ese gasto se les va un 20% de sus ingresos. «Pero un piso tiene muchos más pagos que lo que es sólo el alquiler. Está luz, la calefacción, la comunidad..."», recuerda Sergio.

LA FRASESergio Castillo Joven de alquiler «Mis amigos que están en ciudades como Madrid o Barcelona aún lo tienen más complicado»

La realidad es que el sueldo de Sergio va de manera casi íntegra para los gastos que genera tener un piso de alquiler. «Los precios de los alquileres han subido porque cada vez hay más demanda pero los sueldos están como están después de la crisis y eso que somos afortunados porque los dos estamos trabajando», comenta.

Irse a vivir sólo hubiese sido inabordable. «Gracias a que mi pareja tiene un sueldo mejor y con ése es con el que vivimos», comenta. «Ahora son muchos los jóvenes que no tienen pareja y que se quieren independizar que buscan la opción de compartir el alquiler de piso con un amigo o con un compañero de trabajo, incluso a veces con un desconocido porque con un solo suelo es inviable», explica.

«Y todo eso teniendo en cuenta que vivimos en una ciudad relativamente pequeña porque los amigos que están en Madrid o Barcelona aún lo tiene más complicado», recuerda.

Sergio y su pareja se plantean en un futuro la posible compra de un piso pero de momento la opción de alquiler ha permitido que puedan irse a vivir juntos. Todo un logro en estos tiempos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos