Sólo Navarra y País Vasco superan a La Rioja en la escala de regiones con mayor calidad de vida

El último estudio de indicadores cualitativos sitúa a la comunidad a la cabeza en cuanto a menor asimetría en la distribución de rentas

TERI SÁENZ LOGROÑO.

Que en La Rioja se vive bien no es sólo un lugar común ni puede inferirse exclusivamente a a partir de parámetros económicos. Para ratificarlo, el Instituto de Estadística elabora de forma periódica el estudio 'Indicador de Calidad de Vida' donde se conjugan 39 parámetros agrupados en nueve dimensiones que abarcan todos aquellos aspectos que concretan las impresiones subjetivas y permite un cotejo con el resto del España. Desde las condiciones materiales de la población hasta el ocio y las relaciones sociales, pasando por la gobernanza, el trabajo, la salud o la seguridad física y personal. El cóctel de resultados arroja una conclusión principal: La Rioja se situó el año pasado como la tercera comunidad con mayor calidad de vida con una ratio del 108,7 sobre una media nacional de 100, superada sólo por el bienestar que disfrutan Navarra y País Vasco.

Ese fue también el ángulo más destacado en la presentación del estudio por parte del titular de Hacienda, Alfonso Domínguez, haciendo ver, además, que ambas comunidades vecinas se manejan fuera del régimen común y que el PIB riojano está por debajo de otros territorios más ricos como es el caso de Madrid, Aragón o Cataluña. «Aunque en general las regiones con mayor renta per cápita tiene más calidad de vida, no siempre se cumple esa regla», apostilló el consejero junto a la directora del Instituto de Estadística de La Rioja, Natalia Ríos, matizando que la rebaja de un puesto en el ranking sobre el informe precedente del 2013 carece de comparación con el recién presentado por razón de cambios metodológicos.

Domínguez subrayó asimismo el puesto de privilegio de la región en la vertiente social apoyado, por un lado, en el hecho de que el 98% de los riojanos asegure contar con el apoyo de su entorno próximo ante un problema (96,6% en el conjunto de España) y, por otro, que la comunidad ocupe junto a Navarra la cabeza en la menor desigualdad respecto a la distribución de rentas (4,6%, dos puntos por debajo de la media nacional). Indicadores que se suman a que La Rioja sea la tercera con menor tasa de pobreza: un 11,9% que prácticamente se duplica en la perspectiva nacional (22,3%).

Mayor participación

La comunidad supera la media española en todas las dimensiones analizadas a partir de distintas fuentes, si bien las distancias son más ajustada en algunas como Educación. La Rioja está a sólo 0 ,7 puntos de media nacional, mientras que frente al 51% de la población general que no ha terminado la Secundaria, aquí la ratio es del 50,7.

En otro orden, uno de cada diez hogares de la comunidad ha sufrido delincuencia o vandalismo y sólo el 4,5% reconoce verse afectado por problemas de contaminación. Domínguez puso el acento en las magnitudes vinculadas a la gobernanza y el hecho de que más de la mitad de los riojanos confirma no tener interés en actividades de carácter político. «Hemos de hacer más proactiva la participación del ciudadano en la toma de decisiones y su ejecución», se autoimpuso el consejero.

Fotos

Vídeos