Sólo uno de cada cuatro titulados en la UR tiene un empleo acorde a sus estudios a los dos años de graduarse

Sólo uno de cada cuatro titulados en la UR tiene un empleo acorde a sus estudios a los dos años de graduarse

Los graduados en Ingeniería Agrícola, Química, Informática y ADE son los que antes acceden a un trabajo independientemente del tipo de contrato

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

Dentro de poco más de un mes, un buen número de alumnos de la Universidad de La Rioja completará el último paso de su formación antes de convertirse en graduados: defender el Trabajo Fin de Grado. Cuando lo logren, ya con el título en la mano, afrontarán otro reto aún más complejo: conseguir que sus llamadas al mercado laboral obtengan respuesta. Cada año, la Universidad de La Rioja gradúa a algo menos de 500 estudiantes que comienzan en ese momento un largo peregrinar en busca de un puesto de trabajo. No es sencillo.

Un estudio elaborado por la UR entre los alumnos que lograron el título en el curso 2013-2014 y publicado en su portal de la transparencia asegura que un año después de egresar, apenas cuatro de cada diez se encontraban trabajando; dos años después de su último examen, el volumen de titulados con empleo rozaba el 60%. Eso sí, cualquier empleo. Cualificado o no.

Y es que el reto se convierte en un órdago cuando el objetivo es el de hacerse con un puesto de trabajo acorde a la formación recibida. En ese caso los porcentajes se derrumban hasta convertir a quien sí lo logra en la excepción que confirma la regla. Según ese mismo estudio, en la UR se graduaron en el 2014 un total de 476 estudiantes.

De ellos, en marzo del 2016, los afiliados a la Seguridad Social ascendían a 274 (261 como trabajadores por cuenta ajena y otros 13 en el régimen de autónomos), pero solo 62 con una vinculación laboral indefinida.

Más

Si se profundiza en las características de los contratos laborales de los titulados que trabajaban, únicamente se hallarán 126 asociados a un puesto de trabajo acorde a su nivel de estudios, es decir, que estaban encuadrados en el grupo de cotización de titulados universitarios. Esa cifra representa un escueto 26,4% del total de titulados.

Un porcentaje que es extensible a buena parte del sistema universitario español y en línea con los publicados por el Ministerio de Educación para quienes se graduaron en el curso 2009-2010 en la UR. Según los datos del Ministerio, es a partir del tercer y del cuarto año cuando los titulados empiezan a acceder a trabajos vinculados con sus estudios.

Exceso de cualificación

En el extremo contrario se sitúan los 148 estudiantes restantes, sobrecualificados para el trabajo que desempeñan: 52 de ellos tenían un contrato para el que únicamente se exigía una formación media de carácter no manual; otros 96 ocupaban un puesto para el que no sólo no se requiere formación específica alguna, sino que se trataba de un trabajo de carácter manual.

Esa realidad de la sobrecualificación también la apunta el estudio 'Itinerarios de inserción laboral y factores determinantes de la empleabilidad: formación universitaria versus entorno', elaborado por la Fundación BBVA y el Ivie, que señala que «los ocupados sobrecualificados han supuesto a lo largo de este siglo en torno al 35% del total de ocupados con estudios superiores en España» y sostiene que «en la actualidad, el porcentaje de ocupados con estudios superiores sobrecualificados de España es el mayor de Europa».

En su análisis del acceso al mercado laboral, el estudio señala que junto a los estudios cursados, «la variable que más influye en la probabilidad de tener empleo», también tienen un peso específico factores «relacionados con la formación que dependen de las universidades» y, en menor medida, «la comunidad autónoma de residencia y factores personales, como la edad o capacidad del estudiante».

Por grados, los estudios de la UR que congregaban a un mayor número de graduados de la promoción del 2014 afiliados a la Seguridad Social en marzo del 2016 eran los de Ingeniería Agrícola, Química, Administración y Dirección de Empresas e Ingeniería Informática.

En el extremo contrario, los egresados en Geografía e Historia, Lengua y Literatura Hispánica, Derecho y Educación Primaria eran los que menor presencia tenían en el mercado laboral. En todo caso, titulaciones como Derecho y las diferentes áreas de Educación exigen cursar un master habilitante para ejercer.

En cifras absolutas, a los dos años de haber finalizado sus estudios universitarios en la UR, las titulaciones con más 'éxito', eran el grado de Educación Primaria con 26 alumnos con un contrato acorde a su formación, seguida de Administración y Dirección de Empresas (21), Enfermería (20) y Educación Infantil (16).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos